Home / Botnia / URUGUAY: UPM AHORA EXIGE LA RENUNCIA A LA SOBERANÍA SOBRE EL RÍO NEGRO

URUGUAY: UPM AHORA EXIGE LA RENUNCIA A LA SOBERANÍA SOBRE EL RÍO NEGRO

Para poder operar la nueva planta, exige que Rincón del Bonete esté a sus órdenes, aunque ahora reconoce que en condiciones extremas debe parar completamente

UPM admite que debe detener su operativa en las sequías agudas del río Negro

FUENTE: Sudestada, por Víctor L. Bacchetta

El primer Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) sobre la nueva planta de celulosa de UPM, presentado el 9 de julio de 2018 a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), fue devuelto el 26 del mismo mes. Fue rechazado porque no se ajustaba mínimamente al contenido requerido por el organismo oficial para evaluar el proyecto, faltándole informaciones y análisis adecuados en temas clave.

UPM entregó el segundo EsIA el 5 de setiembre siguiente y a partir de allí la Dinama inició la evaluación. Desde entonces hasta ahora, el Área de Evaluación de Impacto de la División Emprendimientos de Alta Complejidad realizó 14 Solicitudes de Información Complementaria (SIC) sobre varios aspectos del proyecto que la consultora Estudio Ingeniería Ambiental está respondiendo en nombre de la empresa.El consumo de agua de la planta y su impacto sobre la situación del Río Negro es uno de los aspectos más relevantes del análisis a cargo de la Dinama. UPM planteó en su proyecto que la operación de la planta requerirá 136,5 millones de litros de agua y le devolverá al río 107 millones de litros de efluentes todos los días. Como si pudiera engañar fácilmente a los técnicos, UPM dice que devolverá agua.

«Se hace la aclaración – expresa en el informe del proyecto – de que el agua que se utiliza no implica un consumo significativo para el cuerpo receptor, ya que cerca de un 80 % de la misma retorna desde la PTE (Plata de Tratamiento de Efluentes), por lo que el consumo real se puede estimar en 9.700.000 m3/año (metros cúbicos por año), o 27.300 m3/d (metros cúbicos por día)». Pero el efluente que retorna tiene una carga química y orgánica considerable.

Para dar una idea más comprensible del significado de esas cifras, según estándares manejados oficialmente, 136,5 millones de litros son equivalentes al consumo de agua diario de una población de un millón de habitantes. A pesar de su tratamiento previo, los 107 millones de litros de efluentes tendrán una carga de fósforo de 2 miligramos por litro y son comparables a las aguas cloacales sin tratar de una población de 235 mil personas*.

Un gran problema de la instalación de la planta en ese lugar es, justamente, la dilución de ese efluente porque el río ya está contaminado. La norma vigente establece que la concentración máxima admisible de fósforo en aguas superficiales debe ser de 25 µ/l (microgramos por litro). Según las mediciones de la Dinama, el Río Negro tiene en promedio una carga de 130 µ/l, cinco veces por encima de la norma.

Esta situación explica la necesidad de garantizarle a esta planta de celulosa un caudal mínimo de agua para diluir ese efluente de tal manera de no agravar la contaminación existente. Esta exigencia de un caudal mínimo, algo no ocurrido con las otras plantas sobre el Río Uruguay y el Río de la Plata, es la evidencia de que el Río Negro no soporta la nueva planta de UPM a menos que use el agua de los embalses.

Por el segundo EsIA presentado a la Dinama en setiembre se pudo conocer que esta planta de UPM necesita disponer de un caudal mínimo de 65 m3/s (metros cúbicos por segundo) para diluir ese efluente en unas 50 veces. Entonces, ese caudal es una condición ineludible para la operación de la planta: 5.600 millones de litros de agua,equivalentes al consumo diario de más de 44 millones de personas.

El 28 de diciembre, Evaluación de Impacto solicitó informaciones adicionales sobre el agua que revelaron importantes carencias del EsIA (SIC 09 – Calidad de agua, ver facsímil). Para la Dinama la aplicación del modelo numérico no era satisfactoria, faltaba la línea de base de calidad de aguas y solo daban los resultados de un único vertido y un único caudal mínimo, por lo que requirió probar estos factores con distintos valores.

“Se requiere realizar algunas valoraciones adicionales tendientes a identificar la mejor zona frente al predio de la planta donde proceder a la descarga”, expresó el Área de Impacto Ambiental. Y agregó:«en tal caso estimar, además de las concentraciones esperadas para sustancias conservativas al borde de la zona de mezcla, la respuesta térmica del curso de agua ante la descarga prevista».

La Dinama señaló por último que UPM había«omitido analizar las medidas a tomar por la planta ante eventos de sequías extremas»y solicitó«presentar el correspondiente análisis de tal contingencia, incluido el plan de acción que corresponda implementar en tal caso» Es abido que las sequías agudas son recurrentes en la zona.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *