Home / Campañas / URUGUAY NATURAL (EN NUESTRO PAÍS ES LO MISMO)

URUGUAY NATURAL (EN NUESTRO PAÍS ES LO MISMO)

EXPERTOS COINCIDEN QUE ESTÁN CONTAMINADAS TODAS LAS CORRIENTES SUPERFICIALES

El agua pierde por goleada

Uruguay pasó de ser un país que se jactaba de la calidad de su agua potable a tener bajo la lupa todos sus cauces de aguas superficiales. La alerta se encendió en el año 2013, cuando estudios confirmaron la contaminación del río Santa Lucía y el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, advirtió que si no se tomaban medidas podría ocurrir una catástrofe.

La contaminación del Santa Lucía alertó sobre el estado del agua. Foto: F. Flores

 
    FUENTE: elpais.com.uy V. RUGGIERO / J. P. CORREAsáb abr 18 2015

Esta semana, después de más de un mes con evidentes muestras de contaminación en la Laguna del Sauce, la ministra de Vivienda y Medio Ambiente, Eneida De León, confirmó en la interpelación en Diputados: «El grado de contaminación es elevado».

Expertos consultados por El País aseguran que este no es un problema que se limita solamente al río Santa Lucía y a la Laguna del Sauce, sino que afecta a todas las aguas superficiales del país.

El doctor en Química, Óscar Ventura, profesor catedrático grado 5 en la Facultad de Química de la Universidad de la República (UdelaR), asegura que «la contaminación está ganando» y lo resume en términos futbolísticos: «Estamos perdiendo 5 a 0 y nos quedan diez minutos de partido».

Ventura explica que la agricultura avanzó mucho y que el país no invirtió lo suficiente en métodos para proteger el agua y evitar la contaminación. «No es la primera vez que esto ocurre, el tema es que ahora se dio en una circunstancia tan dramática que rompe los ojos. Es lo mismo que pasa en el río Santa Lucía, en el río Negro y en todas las aguas superficiales de Uruguay», aseguró.

Por su parte, el docente e investigador de la Facultad de Ciencias, Luis Aubriot, coincide con Ventura y enumera los puntos en los que le consta hay cianobacterias. Menciona los embalses de Rincón del Bonete y de Salto Grande, el río Yi, que tiene a sus pies a la ciudad de Durazno, y la Laguna de Castillos en Rocha.

«Cuando hay descargas de aguas de los embalses puede llegar a haber problemas en Mercedes, Fray Bentos y Paysandú. En el río Uruguay las cianobacterias se presentan en forma de manchas mientras que en la Laguna del Sauce están más abajo de la superficie», explica.

Salud.

Como la campaña para las departamentales del 10 de mayo tiñó la interpelación de la ministra De León el jueves en Diputados, las consecuencias en la salud por la contaminación en Maldonado no quedaron claras, básicamente porque dependieron del color político. Mientras el gobierno asegura que el estado del agua no tiene «incidencia» en la salud, la oposición llegó a hablar de cáncer.

«En la Laguna del Sauce hay un tipo de tóxico que produce lesiones en el ADN de las células, el que puede llegar a producir mutaciones y hasta cáncer», aseguró el interpelante Germán Cardoso, del Partido Colorado.

Los expertos aseguran que no hay una amenaza a la salud del tipo agudo pero no descartan que, si se toma esa agua en malas condiciones durante mucho tiempo, pueda provocar, por ejemplo, una afectación crónica.

El investigador y docente de la Facultad de Ciencias explica que hay dos tipos de cianobacterias: una muy problemática y estudiada, que sobrevive incluso a temperaturas bajas, aún si se bajase la concentración de fósforo que hay hoy en la laguna de Maldonado, que produce efectos paralizantes, y otra que puede afectar a las células hepáticas y hasta causar la muerte. «En ambos casos estamos muy por debajo de los umbrales considerados alarmantes», sentenció Aubriot.

Ventura, en tanto, dice que la ministra De León tiene razón —»a corto plazo no hay una afección a la salud»— pero duda de qué puede ocurrir si el problema permanece en el tiempo. «Si el problema se prolonga, nadie sabe cuál es la afectación real que puede tener una persona. No se sabe tampoco si ya no se están produciendo, pero no por esto de ahora, sino por todos los años en lo que esto viene mal. El problema no es sencillo y tampoco es que se generó en un año», indicó.

El grado al que llegó el problema, según este experto, afecta también la confianza de la población, por eso, asegura, «es importante aclarar el alcance del problema».

«Hay una especie de contrato entre la gente y la empresa OSE. Uno está acostumbrado a que el agua tenga determinado olor y color. Entonces sentimos que esa agua no es potable porque las condiciones son distintas de las que están pactadas. Eso no quiere decir que si tomás te va a matar o producir una enfermedad en el acto. Lo que hay es una ruptura del contrato que tiene OSE con su gente», opina el químico.

La solución del problema, explican, dependerá de varios componentes: hacer cumplir las leyes sobre los vertidos en los cursos del agua y destinar recursos económicos.

«Todos los vertidos deben tener control de efluentes. Las empresas que están vertiendo en los cursos de agua tienen que tener un control específico de cuáles son los efluentes. Hay un decreto que dice cuál es la concentración de sustancias químicas que se pueden enviar y eso se tiene que cumplir. Hay centros poblados que también tiran agua sin tratar. Y es el gobierno el que tiene que fiscalizarlo, de lo contrario está en falta», resume Ventura.

Santa Lucía: el principal abastecedor de la capital.

El río Santa Lucía, que nace en la Cuchilla Grande a 27 km al nordeste de la ciudad de Minas, es el principal abastecedor de agua del sistema Montevideo de OSE a través de la usina de Aguas Corrientes. Su extensión total es de 257 kilómetros y su cuenca cubre unos 13.500 kilómetros cuadrados (7,6% de la superficie nacional), en la que vive medio millón de habitantes (15% de la población). Sus mayores afluentes son los ríos San José y Santa Lucía Chico. Existen algunas poblaciones de importancia a lo largo de su curso, como San Ramón y Santa Lucía.

LA VOZ DE LOS EXPERTOS.

«Como dulce de leche para las bacterias».

Óscar Ventura, profesor catedrático grado 5 de la Facultad de Química de la Universidad de la República (UdelaR), explica que la contaminación en los espejos de agua de Uruguay se originó por la falta de control de lo que se vierte. Eso permite que vayan sustancias orgánicas que vienen de tambos, agricultura y centros poblados sin plantas de tratamiento. «Esa materia orgánica tiene una cantidad de componentes químicos, entre ellos fósforo y nitrógeno. Hay una gran cantidad de bacterias para las que eso es como el dulce de leche. Cuando vos le das mucho de comer empiezan a proliferar. Entonces cuando hay condiciones climáticas favorables (temperatura alta para la época y déficit de agua, como en las orillas de las lagunas) se da una especie de explosión», explica Ventura.

En el río Santa Lucía hay seis veces más fósforo que en la Laguna del Sauce pero en ésta, al estar el agua estancada, se dan condiciones «muy propicias para que se desarrollen las cianobacterias».

«Los niveles de fósforo se bajan introduciendo carbón activado, pero es un proceso muy caro», opina el docente e investigador de la Facultad de Ciencias, Luis Aubriot, quien asegura que las autoridades «han actuado sobre la emergencia pero ha habido una lentitud general».

El experto advierte también una gran responsabilidad de los privados porque en su opinión han fertilizado por arriba de lo necesario y pone como ejemplo lo ocurrido en la zona del río Santa Lucía. «Se ha detectado que se aplica fertilizante más de dos veces por encima de lo permitido. Se aplica fósforo por encima de lo necesario porque a partir de cierto nivel el fertilizante ya no incrementa la productividad del suelo», explicó Aubriot.

El agua y el gobierno: ¿qué pasó en los últimos meses?

El Ministerio de Vivienda y Medio Ambiente (Mvotma) entregó el miércoles 18 de marzo un informe al presidente Tabaré Vázquez sobre la situación del Santa Lucía.

Preocupado por el tema, el mandatario había convocado ese día a los ministros de Ambiente, Eneida De León, de Industria, Carolina Cosse, y de Ganadería, Tabaré Aguerre, y al presidente de OSE, Milton Machado, para reclamarles la concreción de acciones. Vázquez pidió que cada dos meses le presenten un informe sobre los avances en el tema.

En ese informe, se advierte que «el creciente problema de floraciones algales de cianobacterias potencialmente tóxicas en el cuerpo del agua, indicaría un riesgo potencial de toxicidad en el agua de distribución, con encarecimiento y dificultades en el tratamiento del agua para potabilizar». Algunas de las medidas anunciadas en 2013 para poner freno a esa situación, demoraron en concretarse por la burocracia estatal, pero en otros casos se desconoce por qué motivo no han tenido avances.

Desde principios de marzo las cianobacterias comenzaron a afectar también la Laguna del Sauce y el gusto a tierra y mal olor se transformó en una constante durante varios días. La Intendencia de Maldonado recomendó a la población no bañarse en la Laguna del Sauce. «De acuerdo al informe elaborado por los técnicos que realizan un monitoreo permanente del estado del agua de la laguna, existe un crecimiento inhabitual de elementos algales. Por esta razón, se recomienda a la población evitar bañarse en la laguna», explicaba.

El hecho indignó a los pobladores y unas 70 personas se manifestaron frente a la Unidad Desconcentrada de OSE y luego ingresaron al edificio en protesta. Llevaron botellas con agua que decían era de la canilla, pretendiendo que la bebieran los funcionarios de OSE.

La empresa pública emitió una resolución en la que anunciaba la bonificación del 5% de la factura. La medida indignó hasta al propio Frente Amplio y el presidente Tabaré Vázquez ordenó que los pobladores de Maldonado no paguen el agua del mes de marzo.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *