Home / Botnia / URUGUAY ESTÁ FELIZ: ¡LLEGÓ UPM (BOTNIA) Y SE ACABÓ LA POBREZA!

URUGUAY ESTÁ FELIZ: ¡LLEGÓ UPM (BOTNIA) Y SE ACABÓ LA POBREZA!

Para el presidente de UPM, Björn Wahlroos, la pobreza de Uruguay terminó cuando su compañía desembarcó en el país

«…ahora hay ciervos y jabalíes que los lugareños pueden cazar y disfrutar”.

FUENTE:elcontecer.com.uy

Al tiempo que algunos colectivos buscan realizar instancias de visualización de su lucha y pregonan la defensa de la tierra y el agua, el presidente de la empresa finlandesa UPM, Björn Wahlroos, visitará Uruguay en marzo, días después del cambio de gobierno en el país. Dino Capelli | 22/01/2020

Click para cerrar

El hombre fuerte de UPM y un polémico libro

Así se confirmó desde La Diaria, en Montevideo. Este empresario se define como defensor del neoliberalismo y una de las personas más ricas de Finlandia, y también por sus peculiares interpretaciones de la historia y de la política de otros países.
Entre otras organizaciones integra Libera, una fundación que nuclea a economistas, intelectuales y empresarios partidarios del libre mercado.
En una entrevista ofrecida por el presidente de UPM en abril de 2019 al periódico finés Maaseudun Tulevaisuus, citada por Sudestada, Wahlroos aseguró que la forestación y la industria celulósica “les encantan” a los uruguayos “por la biodiversidad: no hay muchos animales que viven en los pastos, pero ahora hay ciervos y jabalíes que los lugareños pueden cazar y disfrutar”.
Mientras Björn Wahlroos aguarda nuevas instancias de concreción de su proyecto en el centro territorial del Uruguay, escribe libros. El más reciente se denomina ´Por qué nuestro país (Finlandia) no tiene el temperamento para prosperar´, y luego argumenta en muchas páginas al respecto.
Escrito en finés, fue traducido al inglés por los colegas de la capital, y allí se alude a un capítulo demasiado vinculado al Uruguay.
“Por increíble que pueda resultar, Uruguay, un país de 3,5 millones de personas situado entre Argentina y Brasil, fue en la década de 1920 el décimo país más rico del mundo. Millones de vacas pastaban en sus verdes campos y sobrevivían gracias a los ríos que fluían dentro del país y en sus fronteras. Esta historia de éxito uruguaya se interrumpió por dos desgracias. Una fue la guerra mundial, que fue mala para la exportación internacional de productos agrícolas”, y la otra razón -la más importante a juicio del presidente de UPM- fue que Uruguay “fue uno de los primeros estados de bienestar del mundo”. Entonces relata la forma en que desde 1960 el paisito comenzó “a tener problemas económicos, a la guerra civil y finalmente a una dictadura militar en 1973”.
Sigue reflexionando el empresario sobre nuestros años modernos, historia asociada a la dictadura y sus épocas posteriores. Entonces aparece UPM como elemento salvador… o algo así.
Corría el año 1990. En aquel entonces, recuerda el presidente de UPM, Uruguay estaba en el puesto 90 de la riqueza mundial medida como Producto Interno Bruto (PIB) per cápita. “La rambla de Montevideo estaba llena de esqueletos de apartamentos sin terminar. Las construcciones más antiguas se habían iniciado en la década de 1960, y ni el dinero ni la fe en el futuro fueron suficientes para completarlas. Decenas de miles de jóvenes se fueron a trabajar a otros países, especialmente a Brasil. Ahora aquellos esqueletos de apartamentos “no existen más”.

Los mejores años
Textual de su libro.
“Desde 1980 a 2002 la economía de Uruguay no creció nada. Pero en 2007, en la ciudad de Fray Bentos, donde funcionaba una fábrica procesadora de carne que cesó sus operaciones en 1979, UPM-Kymmene lanzó su planta de celulosa, con una capacidad de producción de 1,3 millones de toneladas anuales. Siete años más tarde, Montes del Plata, propiedad de Stora Enso y Arauco de Chile, construyó una planta del mismo tamaño en la parte suroeste del país”, dice el finlandés en su idioma original. Y destaca que entre 2003 y 2018 el PIB de Uruguay casi se duplicó, y que hoy se está construyendo una tercera planta de celulosa en el país. Estos emprendimientos y sus trabajos asociados emplean “a decenas de miles de uruguayos”, y cuando la tercera planta esté lista, proveerá a Uruguay de un cuarto de su demanda total de energía eléctrica. “La industria forestal finlandesa junto a sus aliados y junto a los líderes políticos de Uruguay han hecho milagros” y el país “ha retornado a un camino de crecimiento económico y prosperidad”, concluye el presidente de UPM.  Publicado por El Acontecer Diario

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *