Home / Boom De La Soja / THE WASHINGTON POST PUBLICA LA NECROLÓGICA QUE LOS DIARIOS ARGENTINOS LE NEGARON A ANDRÉS CARRASCO

THE WASHINGTON POST PUBLICA LA NECROLÓGICA QUE LOS DIARIOS ARGENTINOS LE NEGARON A ANDRÉS CARRASCO

Argentine scientist who challenged Monsanto dies

(titular en el Washington Post)

 

HA MUERTO ANDRÉS CARRASCO, UN  PARADIGMA DE LO QUE DEBE SER UN CIENTÍFICO

Fundavida está de luto, ha muerto uno de sus socios honorarios más queridos. Andrés Carrasco fue antes que nada el prototipo paradigmático de lo que nosotros consideramos un hombre ejemplar.

Combinó en su persona dos condiciones que rara vez se verifican en los humanos: Cualidades científicas de excepción que lo llevaron a las posiciones cumbre de la ciencia de nuestro país con una entrega total y definitiva al pueblo que lo vio nacer, que lo formó en su Universidad Pública y que fue el destinatario final de su trabajo.

En uno de sus viajes por nuestra ciudad nos relataba el momento de quiebre en su vida que significó la publicación del resultado de su investigación sobre el glifosato, el veneno con que Monsanto está destruyendo nuestra Pampa Húmeda.

…”Dos meses tuve la carpeta con los resultados sobre mi escritorio, porque sabía que si hacía públicas las conclusiones mi vida cambiaría dramáticamente”

Y así fue, inmediatamente de difundidos tuvo que soportar los embates de Monsanto y el resto de las multinacionales que están destruyendo nuestra salud con los agrotóxicos.

También las calumnias y extorciones de sus propios compañeros de la comunidad científica que lo bombardearon con ataques a diestra y siniestra para descalificarlo.     Solo mencionaremos uno: el de José Lino Salvador Barañao, un colega suyo que actualmente ejerce el cargo de Ministro en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la República Argentina.      Barañao, conocida la publicación de la investigación de Carrasco, envió al CONICET una directiva para que el Tribunal de Ética de ese organismo lo sancionara, aportando como prueba de la presunta falta de ética de Carrasco, folletos en inglés, de propaganda, de la propia Monsanto, los mismos que había utilizado Felipe Solá, cuando era Secretario de Agricultura para aprobar este nefasto producto.

EL RECUERDO DE SUS AMIGOS

Nos pusimos en contacto con dos amigos comunes, también desolados por la noticia, la Socióloga Norma Giarraca, notable investigadora de reconocimiento internacional y el Dr. Miguel Teubal, economista especializado en temas agrarios de prestigio en todo el mundo, titular de la Cátedra de Economía Agraria de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, para compartir con ellos nuestro pesar.         Ambos nos confiaron que era convicción en el círculo íntimo del científico que la repentina y explosiva enfermedad que se había cobrado su vida en pocos meses era consecuencia del fenomenal stress al que estaba sometido por su entrega total a la difusión de sus estudios sobre el glifosato.

EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS DE ENTRE RÍOS

Lo que vivió Carrasco a manos de nuestros legisladores fue de un agravio y grosería acordes con las agresiones que sufría habitualmente en nuestro país: Fundavida lo invitó y llevó a la Honorable Cámara de Diputados de Entre Ríos a que presentara sus investigaciones ante nuestros legisladores que estaban tratando la Ley que regularía las fumigaciones con estos venenos.

A la conferencia del Dr. Carrasco en el recinto solo concurrió un diputado, Flores, quién se retiró antes de la conferencia aclarando con fatuo cretinismo que se retiraba porque….”Tenía importantes cosas que hacer (SIC)”.     Tampoco fue el Secretario de Ambiente de la provincia Fernando Raffo, cómplice habitual de quienes nos están enfermando con este modelo productivo atroz que se está implementando.

Para destacar lo patético del episodio debemos relatar que unos meses después, Carrasco fue invitado por el Parlamento Europeo, que en un pleno lo recibió con honores y luego fundamentó las limitaciones en Europa a este producto, utilizando como uno de sus principales fundamentos los estudios de Carrasco.

LA NOTICIA EN EL WASHINGTON POST.

Para finalizar nuestra nota referiremos que la necrológica del Dr. Andrés Carrasco, en los medios nacionales de este país caníbal que habitamos, se acotó a breves comentarios en páginas interiores de sus ediciones, mientras que uno de los periódicos más conocidos y prestigiosos de EEUU, el The Washington Post, publicó una completa reseña sobre la muerte del científico, de la que hemos extraído algunos párrafos que queremos compartir con ustedes:

“El Dr. Andrés Carrasco, un neurocientífico argentino que desafió a los reguladores de pesticidas para volver a examinar uno de los herbicidas más utilizados en el mundo, ha muerto. Tenía 67 años .

Carrasco, un biólogo molecular de la Universidad de Buenos Aires y ex presidente del consejo científico del CONICET de Argentina , era un experto ampliamente publicado en temas del desarrollo embrionario , cuyo trabajo se centró en cómo los neurotransmisores afectan la expresión genética en los vertebrados . Pero nada de su investigación generó tanta controversia como su estudio de 2010 sobre el glifosato , que se convirtió en un gran desafío de relaciones públicas de la empresa Monsanto con sede en St. Louis Missouri , .

Carrasco, investigador principal en Biología Celular de la Universidad y Neurociencia del Instituto , dijo a The Associated Press en una entrevista de 2013 que él había oído informes de aumento de defectos de nacimiento en las comunidades agrícolas después se aprobaron los cultivos modificados genéticamente para su uso en Argentina , por lo que decidió poner a prueba la impacto del glifosato en embriones de rana y pollo en su laboratorio.

El estudio de su equipo, publicado en la Investigación Química revisada por expertos en la revista de Toxicología , encontró que la inyección de dosis muy bajas de glifosato en embriones puede cambiar los niveles de ácido retinoico , haciendo que el mismo tipo de defectos en la columna que los médicos están registrando cada vez más en las comunidades donde los productos químicos agrícolas son ubicuos . El ácido retinoico , una forma de vitamina A , es fundamental para mantener cánceres bajo control y activación de la expresión genética , el proceso por el cual las células embrionarias se desarrollan en órganos y miembros .

“Si es posible reproducir esto en un laboratorio, sin duda lo que está sucediendo en el campo es mucho peor”, Carrasco dijo a la AP . ” Y si es mucho peor, y sospechamos que es , lo que tenemos que hacer es poner esto bajo una lupa. ”

La investigación de Carrasco también fue criticado por las autoridades argentinas , pero se ha convertido en un punto de encuentro para un movimiento creciente de personas ” fumigados ” en el país de América del Sur y más allá , que están pidiendo a los gobiernos a cumplir estrictamente los límites de la fumigación con pesticidas para reducir la exposición humana.”

Andrés Carrasco ha partido, su silla queda vacía, aunque esperamos que los jóvenes que se están formando en ciencia en nuestro país tomen su ejemplo y transiten sus derroteros, por el bien de todos.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *