Home / BAYER / TELÉFONO PARA LA SOCIEDAD RURAL (LLAMAN DE LA UNER)

TELÉFONO PARA LA SOCIEDAD RURAL (LLAMAN DE LA UNER)

Un comunicado de la Sociedad Rural Gualeguaychú en referencia a la contaminación de nuestro río renueva la preocupación de la ciudadanía respecto de esta gremial que agrupa a quienes practican la agricultura industrial en base a venenos y agrotóxicos y su habitual conducta de «ponerse en víctima» cuando en realidad son precisamente victimarios, no solo de los desprevenidos que se envenenan con las fumigaciones que ellos realizan con substancias químicas letales para la salud humana y la naturaleza, sino también de substancias prohibidas en el engorde de animales para la producción de carne.

NADA HAY MAS PELIGROSO QUE UN IGNORANTE CON INICIATIVA
(Goethe, poeta y dramaturgo alemán 1749-1832)

Por supuesto que sumamos la nuestra a la preocupación ciudadana respecto de la contaminación de nuestro río, tanto y más tomando en cuenta que no es solo fuente de recreación y agua para potabilizar para los locales, sino que también es el fundamento de la actividad turística que sostiene todo el andamiaje económico de la ciudad. De esto dan cuenta innumerables declaraciones públicas, artículos y notas periodísticas que FUNDAVIDA a publicado desde hace más de una década, que por razones obvias no viene a cuento referir.

Pero afirmar como lo hace la SRG en su comunicado que…« A decir verdad, todas las excreciones animales pueden llegar a tener una incidencia en los valores observados, pero en un nivel infradecimal, mínimo, irrisorio. « (SIC)

repetimos: «… un nivel infradecimal, mínimo, irrisorio. «

No solo es de una falsedad claramente intencionada en el contexto en que se expresa, sino que además ignora trabajos científicos publicados en revistas especializadas, nacionales e internacionales por investigadores locales de nuestra Facultad de Bromatología, UNER, referidos a este tema:

Detección de Escherichia coli productor de toxina Shiga a partir de bovinos, agua ambiental y muestras clínicas (Gualeguaychú, Entre Ríos)

Tanaro J.D.*; Leotta G.A.**; Lound L.H.*; Deza N.**; Ledri S.E.*; Carbonari C.**; Piaggio M.C.*; Rivas M..** Autores: * Facultad de Bromatología UNER (Gualeguaychú, Argentina); ** Servicio de Fisiopatogenia INEI – ANLIS “Dr. Carlos G. Malbrán” (Buenos Aires, Argentina)

Los citados científicos en el estudio referido determinaron la extrema peligrosidad de los efluentes cloacales resultantes de los establecimientos ganaderos de engorde de hacienda vulgarmente conocidos como feed-lot que son arrojados a la naturaleza y derivados por lixiviación y escurrimientos a los cursos de agua contiguos.

LOS GANADEROS LOCALES USAN INESCRUPULOSAMENTE PELIGROSAS SUBSTANCIAS PROHIBIDAS

Y ya que estamos en tema vamos a hablar de la «responsabilidad empresaria» de los agremiados en la SRG, algunos de ellos abocados a la agricultura industrial que envenena la naturaleza y las personas, y otros al engorde de animales, actividad en la que se emplean habitualmente, en forma criminal, substancias prohibidas en todo el mundo, incluyendo nuestro país, tal acaba de ser denunciado en la prensa internacional por el Servicio Federal Ruso de Control Veterinario y Fitosanitario -ROSSELJOZNADZOR- que acaba de bloquear el ingreso de carnes de Argentina y Paraguay por contener ractopamina que provoca en ellos “hiperactividad, temblores, miembros rotos, incapacidad de caminar y eventualmente, muerte”.

Es el medicamento utilizado en el sector ganadero argentino, a pesar de estar prohibido en más de 160 países, incluido el nuestro.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha descubierto que la ractopamina causa frecuencia cardíaca elevada y sensaciones de palpitaciones aceleradas en el corazón de los humanos.

Otras informaciones llegan de la Sichuan Pork Trade Chamber of Commerce en China, que ha presentado un informe en el que se declara que 1.700 personas fueron envenenadas entre 1998 y 2010 por haber comido carne de cerdo tratada con ractopamina.

Por lo visto falta mucho/mucho/mucho tiempo para que los productores de alimentos nucleados en la SRG, asuman sus responsabilidades criminales en las actividades que habitualmente desarrollan, mientras tanto seguirá engrosando el listado de sus víctimas.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *