Home / Boom De La Soja / TELÉFONO PARA BORDET: La Cámara Contencioso Administrativo avaló la prohibición del glifosato

TELÉFONO PARA BORDET: La Cámara Contencioso Administrativo avaló la prohibición del glifosato

La Cámara Contencioso Administrativo avaló la prohibición del uso y aplicación del glifosato en Gualeguaychú

Click para Ampliar
Rechazaron una cautelar sobre el uso y aplicación del herbicida.

La Cámara Contencioso Administrativo N° 2 de Concepción del Uruguay, integrada por María Fernanda Erramuspe de Scelzi (presidenta) y los vocales Federico José Lacava y Mariano Alberto López, no hizo lugar a una cautelar promovida por la Sociedad Rural Argentina, la Sociedad Rural de Gualeguaychú, la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (FARER), la Federación Entrerriana de Cooperativas Limitada (FADECO), entre otros, por el que se pretendía suspender la prohibición del uso, aplicación y transporte de glifosato o formulaciones que lo contengan, en y hasta los inmuebles comprendidos dentro de la zona rural y zona de chacras del ejido de Gualeguaychú, impedimento éste contenido en la Ordenanza N° 12216/18 sancionada por el Municipio Gualeguaychú. De esta forma, la Cámara rechazó la medida cautelar solicitada en cuanto al uso y aplicación de dicho elemento; aunque accedió parcialmente a la medida cautelar en materia de transporte. Los camaristas tuvieron en cuenta principalmente que, en el conflicto de intereses planteado entre los derechos invocados por los accionantes y los protegidos por los beneficiarios de la prohibición, debía prevalecer el principio precautorio de éstos últimos. Y de esta manera se priorizó la defensa del derecho a la salud y a un ambiente sano.

La sentencia se dictó el 27 de diciembre pasado, en el marco de la cautelar presentada por las entidades agropecuarias, de acuerdo al Expediente N° 1442/CU.

Argumentos

Las entidades agropecuarias argumentaron que la cautelar a su favor debía dictarse por el plazo que dure la campaña correspondiente al ciclo agrícola 2018/2019 en curso y/o hasta tanto recaiga sentencia firme la causa de acción de inconstitucionalidad promovida por la Sociedad rural Argentina y otros contra la Municipalidad de Gualeguaychú, que se tramita ante esa Cámara.

Fundamentaron que de no darse la cautelar “podrían surgir perjuicios patrimoniales y extra-patrimoniales para los actores”. Y alegaron que “la prohibición absoluta de glifosato conllevaría el uso de otros agroquímicos, potencialmente más peligrosos que éste, y los que no han sido prohibidos”.

Por su parte, el fiscal de Cámara, Alejandro Bonnín, emitió dictamen propiciando desestimar el pedido de suspensión de la ejecución de la Ordenanza, en el entendimiento de que no se encuentra reunido el requisito de verosimilitud del derecho para la procedencia de la medida excepcional impetrada, por cuanto el Concejo Deliberante de Gualeguaychú dictó la ordenanza y, como tal, goza de presunción de legitimidad, no advirtiéndose una invalidez manifiesta del acto cuestionado. Asimismo, considera que tampoco se ha demostrado fehacientemente el peligro en la demora.

La Cámara

La Cámara sostuvo que: “Conviene recordar que la norma jurídica objeto de reproche dispone la prohibición, entre otras actividades, del uso y aplicación del glifosato y de las formulaciones que lo contengan, con el fin declarado de proteger la salud y el ambiente de la comunidad frente a lo que considera un incremento de su utilización, tanto en la agricultura familiar como en el desmalezamiento, parquización de predios y jardinería urbana, invocando el principio precautorio reconocido en el Artículo 4° de la Ley Nº 25.675”.

“Esta última circunstancia no resulta baladí, habida cuenta que reafirma sin esfuerzos el carácter potencial del riesgo que se pretende neutralizar”, sostuvieron los camaristas.

Y ahondaron: “Cuadra resaltar que el principio precautorio no exige certezas sobre el daño generado por la actividad, sino que admite cierto grado de incertidumbre respecto de su incidencia adversa, en el supuesto de autos, para la salud y el ambiente”.

Lo indicado reviste trascendencia toda vez que la Ordenanza asocia la prohibición de las actividades descriptas en su artículo inicial con ese principio.

“Pues bien, dentro de los instrumentos que se citan como fundamento del dictado de la medida se encuentra el rótulo acordado al Glifosato por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), ente que se desenvuelve en el ámbito de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al que se lo califica como vector con ´posible´ o ´probable´ efecto cancerígeno”, sostuvo la Cámara.

“Es evidente entonces que esa mera posibilidad o riesgo de daño a la salud humana y al ambiente habilita la invocación del principio precautorio previsto en el Artículo 4° de la Ley Nº 25.675 y, por ende, a disponer medidas destinadas a inocularlo”.

“Por su parte, la totalidad de los fundamentos vertidos en los considerandos de la decisión impugnada –incluyendo el informe referenciado anteriormente- parecen reflejar que tales efectos negativos emanan del uso o aplicación del glifosato.

Ejercitando el test de razonabilidad, cabe decir que, dada la declarada potencialidad riesgosa del uso y aplicación de glifosato para la salud y el ambiente, la medida que dispone la prohibición de usarlo o aplicarlo dentro del ejido municipal aparece, en principio y dentro del estado larval de la cuestión, como idónea para neutralizar ese riesgo”, razonaron los camaristas.

Y agregaron: “No caben dudas que en el marco del Estado Constitucional y Social de Derecho imperante, la salud y el ambiente constituyen derechos fundantes, básicos y necesarios para la realización de los demás”.

“En definitiva, dentro de la provisionalidad que impera en el proceso cautelar y como corolario del escrutinio ejercido, este Tribunal se encuentra en condiciones de afirmar que la ordenanza cuestionada, en cuanto prohíbe el uso y aplicación del glifosato –y aquellas formulaciones que lo contengan- dentro del ejido de Gualeguaychú, aparece prima facie como razonable”, concluyeron.

Pero en relación al transporte de glifosato o formulaciones que lo contengan, sostuvieron que “es plausible colegir en modo provisorio que la veda no responde a criterios de razonabilidad”.

“En efecto, a diferencia de lo que acontece con la actividad de uso y aplicación, de la simple lectura de los considerandos de la Ordenanza cuestionada no emergen estudios ni existen referencias concretas de las que pueda colegirse que el transporte de la sustancia o producto genere per se una grave afectación a la salud humana”.

“Y si no puede predicarse que la mentada actividad es nociva para la salud y el ambiente, la prohibición de transporte se revela, si no arbitraria, cuanto menos inadecuada, innecesaria y excesiva para los fines perseguidos con el dictado de la ordenanza, por lo que cabe considerar verosímil el derecho invocado al verificar la presencia de indicios razonablemente convincentes de antijuridicidad. Lo propiciado no es obstáculo para que, dentro del marco del proceso principal, se corrobore su efectivo impacto mediante las pruebas científicas pertinentes”.

La resolución

En definitiva, los camaristas resolvieron “hacer lugar parcialmente a la medida cautelar impetrada y, en consecuencia, ordenar al Municipio de San José de Gualeguaychú que suspenda la prohibición de transporte de Glifosato y formulaciones que lo contengan”. Pero inmediatamente agregaron: “No hacer lugar a la medida cautelar requerida en relación a la suspensión de la prohibición de uso y aplicación del glifosato, y formulaciones que lo contengan”.

Así, queda prohibido el uso, aplicación, comercialización y acopio del glifosato; pero no así su transporte.

Fuente: El Argentino.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *