Home / Denuncias / PORQUÉ ESTÁN ASESINADO A LOS TOBAS

PORQUÉ ESTÁN ASESINADO A LOS TOBAS

LA COMUNIDAD TOBA EXPLICA LO QUE ESTA PASANDO: VER VIDEO

La segunda Conquista del Desierto

La segunda Conquista del Desierto

PORQUÉ MATAN A LOS TOBAS

El desplazamiento de la frontera agropecuaria por el aumento explosivo del precio de los commoditties ha puesto en valor territorios que hasta hace poco eran considerados marginales.

Muchos  pertenecientes a reservas aborígenes, algunos sin aptitud agrícola, pero todos receptivos del ganado vacuno desplazado por la soja y se pagan a razón de 120 Kg. de novillo/año en concepto de alquiler.

La mayoría de las reservas fueron otorgadas a las tribus originarias hace mas de 60 años por decreto, esas conseciones eran solo una fracción de los territorios originales, que les iban siendo arrebatados por el hombre blanco, las reservas otorgadas eran en si mismas un claro símbolo del saqueo, pero al menos les daban a las pueblos originarios un espacio en el que teóricamente podrían seguir desarrollando su cultura sin ser molestados.

Las nuevas condiciones de precios relativos, una vez más despertaron la codicia de los inescrupulosos que diseñaron mecanismos para “legalizar” el robo.

El sistema funciona así: la mayoría de las reservas fueron otorgadas legalmente, pero casi nunca se emitieron los títulos de propiedad en los registros pertinentes, precarizando la posesión.

Entonces, los gobernadores de estas provincias, abusando de sus facultades, firman decretos otorgándolas a nuevos propietarios, que son sus testaferros y/ó mandantes y/ó amigos.    Los nuevos “propietarios”  toman posesión, alambran y expulsan a los legítimos dueños basando sus derechos en estos decretos ilegales, que son ratificados por una justicia, cómplice y complaciente.

Asi pasó en la Colonia La Primavera que ahora han sido asesinados.    El Gobernador Gildo Insfrán, le cedió 600 hectáreas a un amigo,  los Tobas, actuando con una humildad que conmueve se pusieron fuera de los alambrados de las tierras robadas y acamparon durante cuatro meses para pedir la restitución.    El amigo del gobernador le protetó y entre los dos llamaron a un juez cómplice de apellido Garzón, quien les dijo que los aborígenes estaban fuera del precio y que si no había denuncia no podía actuar.    Entonces el usurpador denunció que le “habían robado un alambre”, eso basto para que ordenara la represión de los Tobas que culminó con dos de ellos asesinados, muchos apaleados, 30 detenidos incluyendo mujeres y niños.

Y además la Brigada Antimotines de la Policía Formoseña, con equipos especiales y armas largas, enfrentándose “temibles delincuentes” que se defendían con palos y piedras, no solo asesinó sino que avalados por políticos y justicia corrupta les incendiaron sus chozas quemando sus pocas posesiones materiales entre ellas las mas valiosas para la comunidad como son sus bicicletas y algunas moto adquiridas con enorme sacrificio.

El abuso es tan injusto y evidente que ha desatado la indignación nacional e internacional por el accionar de estos crápulas.

Pero mas allá de este episodio que salio a la luz pública hay otros mecanismos que se estan aplicando en este momento y que están siendo resistidos por los pueblos aborígenes.

Algunos gobiernos provinciales, sabiendo que si las tribus accionan legalmente finalmente deberán ser respetadas en sus derechos han diseñado una nueva estrategia: escriturarles las tierras, pero no a cada comunidad, sino hacerlo en forma prorrateada y fraccionada a cada uno de sus miembros, para después comprarles de a uno las fracciones.
Las pueblos originarios se resisten a este mecanismo porque en su cultura el territorio es un bien comunitario y por ende invendible.

Estos pacíficos compatriotas, dueños originales de la tierra, vienen siendo saqueados, esclavizados, esclavizados y abusados desde hace 5 siglos, pero a esas de esto han logrado mantener su cultura y sus costumbres.

Enseñándonos a nosotros, “occidentales y civilizados” que se puede convivir con la naturaleza, tomando sus frutos y sin agredirla ni destruirla

Históricamente han estado expuestos a una larga lista de abusos reiterados pero ahora ya no son tan frágiles, algunos de ellos han estudiado las leyes del “huinca” y se estan organizando entre las distintas etnias para defenderse con el apoyo y la solidaridad de muchas organizaciones sociales.

CRÓNICA DEL ATROPELLO EN LA COLONIA LA PRIMAVERA

Los integrantes de la comunidad Toba realizaban un corte de ruta desde hacía cuatro meses exigiendo se les respete su derecho sobre un predio de 600 hectáreas que les fue otorgado hace mas de 60 años, por un Decreto Presidencial, durante el primer gobierno Justicialista.

El pasado martes 23 de noviembre de 2010, efectivos policiales, actuando fuera de la Constitución Nacional y de las leyes se acercaron a la comunidad para exigir que los terrenos sean desalojados, en nombre de los intereses sojeros que desplazan la frontera agrícola, empujando a los aborígenes de sus territorios legítimos, auspiciados por el actual gobernador de Formosa, el también Justicialista, Gildo Insfrán.  Jorge Gonzalez, su Ministro de Gobierno, trató de justificar los asesinatos, intentando …»los aborígenes, con piedras y palos agredieron a la comisión policial», cuando en realidad fue la Brigada Antimotines de la Policia Formoseña, que equipada con armas largas, chalecos antibalas, escudos y cascos, arremetión contra los propietarios del predio apalenadolos, incendiando sus casas, asesinando a dos de ellos y llevando a mas de 30 detenidos, inluyendo mujeres y niños.

Los comuneros emitieron un comunicado donde relataron que los «los terratenientes y su abogado, escoltados por la policía se presentaron ante los comuneros y dijeron que se abandone la zona donde se instalaron los hogares».

Esa misma tarde, un grupo de cerca de 100 policías antimotines emprendieron una brutal represión contra el corte de ruta que terminó con dos comuneros muertos y 30 detenidos, de los cuales 6 son menores. Además, durante el operativo las casas de los comuneros fueron incendiadas.

La directora ejecutiva interina de Amnistía Internacional Argentina, Gabriela Boada, expresó que «los indígenas reclaman pacíficamente por sus derechos negados históricamente, los quieren callar y castigar, se defienden y salen en los diarios como si fueran pendencieros».

El representante de los pobladores originarios y funcionario del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), Félix Díaz, explicó que se trató de «un ejército de efectivos antimotines que se enfrentó a los indígenas armados con palos y machetes».

Detrás de estos asesinos están los intereses sojeros, que ambicionan las tierras que legitimamente pertenecen a los Tobas, para plantar la semilla maldita.

Comentá desde Facebook

un comentario

  1. Hay que parar a la patria sojera, estan haciendo desastres con las fumigaciones, el monocultivo y ahora esto, o nos unimos o nos pasan por arriba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *