Home / Boom De La Soja / PARA UNA TRANSICIÓN A LA AGROECOLOGIA Y SISTEMAS DE GARANTÍA

PARA UNA TRANSICIÓN A LA AGROECOLOGIA Y SISTEMAS DE GARANTÍA

Fuente : Carballo, Carlos G. – Soberanía Alimentaria y Desarrollo.

a crisis actual, también incluye una «crisis ecológica» que según algunos analistas es de carácter irreversible, consecuencias de las alteraciones provocadas en la ecosfera por prácticas productivas basadas en el consumo ilimitado de los recursos naturales del planeta. La problemática ambiental es considerada por algunos autores como parte de una profunda «crisis civilizatoria».

  1. El Cambio Global Planetario – del que el Cambio Climático es sólo una de sus manifestaciones – trata de explicarse desde dos perspectivas totalmente enfrentadas, pero que, en cualquier caso, pondrían de manifiesto «el mito del desarrollo y…El lado oculto de la racionalidad económica dominante». La «crisis civilizatoria» es consecuencia de:
  • las demandas de recursos naturales de una población en continúa expansión;
  • la acumulación del capital y de la maximizacion de la tasa de ganancia a corto plazo, lo que genera modelos tecnológicos que explotan los recursos naturales.
    A la vez, la preocupación por el Cambio Global generalizó la reflexión acerca de tres grandes temas:
  • su consecuencia en la viabilidad del sistema economico mundial y la sobrevivencia humana;
  • la evidencia de que es imposible el crecimiento material sin límites, en un planeta finito;
  • la influencia en el desarrollo de situaciones de desigualdad creciente y la interdependencia entre pobreza y riqueza.
    A partir de 1987, cuando la Comisión Mundial del Medio Ambiente y el Desarrollo publica «Nuestro Futuro Común», (Informe Brundtland), de allí en adelante, «sustentabilidad», y «desarrollo sustentable» fueron términos continuamente utilizados, con sentidos diversos, tratando de dar respuesta a una pregunta fundamental ¿que debemos sustentar?
    La sustentabilidad es un concepto complejo, construido socialmente, por lo que sus significados dependen del contexto en que se lo inserte; sin embargo parece haber un acuerdo general en que la sustentabilidad debe tener una base ecológica.
  1. Agricultura y sustentabilidad : la agricultura industrializada o moderna del siglo XX -la de la «Revolución Verde»- se caracterizó por la incorporación creciente de métodos y técnicas mecánicas y químicas de producción, fuentes importantes de degradación de los recursos naturales y la contaminación de suelos y aguas. Ademas, las políticas desarrolladas privilegiaron a los agricultores con mayor disponibilidad de capital y tierra y a los agroecosistemas con mayor capacidad de respuesta a las inversiones, lo que contribuye a incrementar aún más las desigualdades sociales.
    La conjunción de problemas económicos, sociales y ecológicos en la agricultura, por lo tanto:
  • constituyen el resultado de un continuo proceso de artificializacion y degradación del ambiente;
  • ponen en riesgo los ingresos agrícolas actuales y futuros, que deben enfrentarse al Cambio Global -que afectan el Clima- y la evolución de los mercados cada vez más globalizados y sometidos a la lógica de la especulación financiera.
  • cuestionan la posibilidad de que la población mundial pueda acceder a una alimentación adecuada.
    Si hasta ahora un proceso de producción agraria bien organizado suponía reproducir continuamente los tradicionales factores de la producción -tierra, trabajo y capital- políticas que incluyeran la sustentabilidad e, aun en su acepción más restringida, deberían incorporar la consideración de otros factores.
    La agricultura será sustentable sólo si su evolución se enmarca en una estrategia de desarrollo que democratice el Sistema Agroalimentario Argentino y que lo oriente en función del bien común. Aunque ello requiera una toma de conciencia generalizada y cambios urgentes, es evidente que se están multiplicando en Argentina los debates entre los empresarios sobre algunas consecuencias -evidentes e inocultables- del modelo hegemónico de producción de materias primas. No es de extrañar que vuelva a hablarse de diversificar, rotar, «buenas practicas», devolver la vida al suelo, agregado de valor en origen, planeamiento, responsabilidad social empresaria e incluso, de manejo «ecológico» o «agroecologico». Exigencias de los mercados internacionales también presionan en la misma dirección. Ello conduciría a la búsqueda de alternativas más respetuosas del ambiente atentos a las características de los muy diversos sistemas agrarios, todo lo contrario a la homogeneidad que trató de imponer el modelo dominante.
  1. Agricultura alternativa y transición : el desarrollo de sistemas alternativos debe partir de un enfoque ecológico de la problemática de los ecosistemas agropecuarios; el mismo incluye una gama de estilos «no convencionales» de agricultura que durante el siglo XX se fueron desarrollando en distintos lugares del mundo. La aplicación de principios y conceptos ecológicos constituye la base de estilos ecológicos de producción que incluyen, entre otras, la agricultura orgánica, biodinamica, natural, biológica y ecológica, cuyos protagonistas y principios básicos difieren en algunos aspectos, pero que poseen como características comunes «la mayor diversidad de cultivos, el uso de rotaciones, la integración de la producción animal y vegetal. No obstante, es el aumento de la biodiverdidad agrícola lo que constituye el elemento clave para el mejor diseño y manejo de sistemas agrícolas, a fin de promover una variedad de procesos de renovación ecosistemica y proveer servicios ecológicos que potencian las metas de una producción sustentable a largo plazo».
    El avance en la «transición agroecologica» requiere desicion, conocimientos, dedicación, capacidad para manejar imprevistos, orientación estratégica y políticas adecuadas de mediano -largo plazo.
    A nuestro entender, el cambio no sólo debe responder a las necesidades del sector productivo primario y de los productores familiares en particular, sino que es parte del proceso que busca lograr una alimentación más sana, segura y soberana, al alcance de toda la población, tal como amplios sectores de la misma demanda. Esto implica avanzar hacia la Soberanía Alimentaria, lo que no es posible sin la incorporación de otros valores y sin democratizar el Sistema Alimentario.
  2. Sistemas de Garantías: La necesidad de distinguir un producto sin agroquimicos -alimentos en este caso- diferenciandolo del producto patrón, convencional o estándar han generado la necesidad de mecanismos de certificación -Ley Nacional 25.127/99 de Produccion Ecológica, Biológica y Orgánica – o, más recientemente, Sistemas de Garantía que procuran hacer visible el carácter diferenciado de manejo del agroecosistema y por lo tanto de las propiedades de los alimentos puestos a disposición de los consumidores.
    Entre los Sistemas de Garantía, el más simple, es el establecimiento de una relación directa o personal del consumidor con los productores agrarios y/o elaboradores de alimentos; el conocimiento y la confianza constituyen la base del mismo. La garantía de producción orgánica o agroecologica de los productos intercambiados se facilita por la cercanía geográfica: mercados de proximidad, mercados locales, etc. En el análisis de estos mecanismos de garantía, deben considerarse tres facetas relacionadas :
    a) Qué se está garantizando;
    b) Cómo se esta garantizando; y
    c) Para qué se está garantizando o avalando.
    En los Sistemas Participativos de Garantía (SPG) y en los basados en la Certificación, ya que en el primer caso la tarea no se restringe también la auditoria, fiscalización y control, sino que implica la capacitación y asistencia en aspectos técnico -productivos.
    Pero no se trata simplemente de Buenas Prácticas Agrícolas o de Manufactura, sino de atender a todas las etapas de la cadena Agroalimentaria.
    En Corrientes podemos observar el único caso existente en Argentina hasta el presente, sin embargo a más de 10 años de su puesta en marcha, no ha logrado trascender más allá de un limitado grupo de productores y consumidores de la localidad de Bella Vista. En los países vecinos, e incluso en la Unión Europea, existen numerosas experiencias al respecto.
  3. Sistema Participativo de Garantía en las Ferias: La participación de los consumidores en las Ferias por la preocupación de la calidad de los alimentos, con preguntas en relación al como se estaban produciendo, dará lugar a una serie de intercambios que mejorarian el conocimiento y la articulación, sobre todo, con grupos -organizaciones de productores de hortalizas. A esto debe sumarse la vinculación con las universidades, asumiendo estas en cuestiones de exigencias técnicas, de investigación y formación de docentes y estudiantes que ello implica. Cabe destacar que la puesta en marcha de un SPG que implique a la Universidad Pública y la deseable conformación de una red interinstitucional con activa participación de todos los actores sociales. Para ello es imprescindible de políticas públicas capaces de transformar la agricultura familiar en un eje del sistema de desarrollo y Garante de la alimentación sana, segura y soberana de todos los habitantes.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *