Home / Bosques / OBJETIVO ARGENTINA: LAS CELULÓSICAS AL ATAQUE

OBJETIVO ARGENTINA: LAS CELULÓSICAS AL ATAQUE

«Pero el tema que más los preocupa (y ocupa) es que no quieren pagar impuestos locales de ningún tipo, tal lo han conseguido en Uruguay»

 HAN PUESTO LA MIRADA EN CORRIENTES Y SE ESTAN DANDO POLÍTICAS PARA INSTALARSE CON LA COMPLICIDAD DE UNA CLASE DIRIGENTE Ó CÓMPLICE Y/O IGNORANTE QUE LOS AUSPICIA

 

 

Desde hace más de una década venimos cuestionando el modelo celulósico que se ha establecido en la región porque es una de las formas más brutales que ha encontrado el capital internacional para saquear nuestros recursos regionales llevándose todo y no dejando otra cosa que no sea destrucción ambiental, concentración y enajenación de la riqueza y saqueo inmisericorde de nuestros recursos productivos.

En solo cuarenta años se apoderaron de 2.000.000 de hectáreas en el sur del río Uruguay que compartimos con el país de Artigas, desplazando decenas de miles de pobladores ancestrales a los cordones de miseria de las ciudades aledañas plantando sus especies arbóreas exóticas que han eliminado un patrimonio extraordinario de biodiversidad imponiendo monocultivos que saquean suelos y acuíferos que a su vez demandan el uso masivo de agrotóxicos para exterminar la biota local que se resiste a ser colonizada por estas plantaciones nefastas, baste solo como un ejemplo de esta última afirmación la recurrente presencia del temible y prohibido mundialmente Endosulfán (BAYER) en los análisis de agua de los vertidos de la planta industrial que BOTNIA (hoy UPM) posee en Fray Bentos delatando que en las plantaciones propias con las que se autoabastecen estas empresas lo usan a mansalva, a pesar de estar prohibido, dejándonos las tierras además de saqueadas en su fertilidad, envenenadas.

Pero la mitad de esas 2.000.000 de hectáreas se encuentran repartidas en la Mesopotamia Argentina donde hasta ahora se han visto obligadas a postergar sus planes de implantar una planta de celulosa en la región por la feroz lucha que han mantenido los pobladores locales contra estas industrias contaminantes y sus letales consecuencias.

Pero el arribo del gobierno que preside Macri les ha abierto las puertas de par en par a estas empresas; a poco de asumir, el actual presidente de los argentinos  declaró que impulsaría una pastera de este lado del río.

El proyecto para Ituzaingó -Ctes- fue elaborado por una consultora finlandesa: PÔYRY SA, la más grande del mundo, que también ha estado detrás de todos los planes de UPM y STORA ENSO en la región.

Entre los actores identificables de este proyecto están los Navas Artasa de Virasoro Ctes y nuestro viejo conocido Marcos Pereda, personaje que es la cabeza visible del Grupo Bermejo una sociedad de capitales inciertos que adquirió la Estancia El Potrero en Gualeguaychú para exportar rollizos de eucalipto a la planta que posee UPM (BOTNIA) en Fray bentos justo frente a dicho establecimiento.  Como miscelánea cabe recordar que hace un tiempo Pereda y su mujer se presentaron en Gualeguaychú como «filántropos conservacionistas» (VER NOTA)  para tratar de engañar a los luchadores sociales locales que cuestionaron la instalación de la pastera fraybentina en una jornada de lucha que dura hasta hoy y tuvo y tiene alcance internacional.

Aunque los que ‘conocen el paño’ saben que detrás de este proyecto están los omnipresentes capitales escandinavos que controlan la tecnología de este proceso industrial y el mismísimo presidente argentino a través de un ‘empresario amigo’ Mario Quintana a quien Macri ha ubicado en diversos puestos de su gabinete y por sobre todo a favorecido con prebendas escandalosas como es el caso de la cadena Farmacity de la que Quintana es cabeza visible.

En los últimos tiempos han efectuado movidas relacionadas a este objetivo como fue la derogación por parte del gobierno entrerriano que encabeza Gustavo Bordet (FPV ¿?) de la Ley Nº 9.759, más conocida como Ley de la Madera que habilitó la masiva exportación de rollizos sin industrializar, arrebatando este recurso a la Foresto Industria entrerriana que ha sido devastada por las políticas de Macri y Bordet.

Pero el tema que más los preocupa (y ocupa) es que no quieren pagar impuestos locales de ningún tipo, tal han obtenido en Uruguay, donde sus enclaves neocoloniales han sido instalados en Zonas Francas donde estas empresas manufacturan los rollizos que se auto exportan desde territorio uruguayo para poder vender la celulosa obtenida sin pagar ningún impuesto local.

Por ahora en Argentina no les resulta tan fácil esta estrategia porque deben enfrentar una sociedad alertada por el desastre ocurrido en Uruguay con estas empresas que se llevan todo sin dejar nada (aunque el gobierno del Frente Amplio que preside Tabaré Vázquez comete la trampa económica de sumar al propio P.I.B. el monto de estas exportaciones que en realidad se efectúan desde Finlandia (Zonas Francas mediante) se facturan en Finlandia y se cobran y depositan en la banca de aquel país.

Por estos días desembarcó en Corrientes de la mano de un más que mediocre político local, Noel Breard (feliz porque lo ponen en la foto de la prensa),  Iván Tomaselli, presidente de la STCP Brasil, la consultora que utilizan estos capitaless para sus avanzadas previas a la instalación de sus enclaves y declaró, junto a un sonriente pero ignorante de solemnidad, el mencionado Breard que: “Para ser eficiente y rentable, el sistema foresto-industrial debe contar con una planta de celulosa sustentable” y abundó mintiendo: “El 70% de la madera que se obtiene del árbol no es aserrable, debe aprovecharse para destinarse a estos emprendimientos industriales y con proyectos de tecnología de punta, sustentable desde lo ambiental, económico y financiero” cuando todos sabemos que estas plantas procesan el 100% de la materia forestal, combatiendo y asfixiando por falta de materia prima la foresto industria local.

Vienen dando todos los pasos para su instalación, cuentan con la complicidad de una clase política venal e ignorante y comienzan a intentar seducir a los pueblos de la región con sus mentiras de ‘generación de miles de puestos de trabajo’ ‘sustentabilidad ambiental’ y ‘tecnología de punta’.   Pero el tema es que no pagar impuestos locales de ningún tipo, tal lo han conseguido en Uruguay y por lo tanto desarollan políticas de seducción para que se les concedan zonas francas y excepciones impositivas.

Nosotros los conocemos, sabemos de sus mentiras y cantos de sirena  y desde nuestra fundación FUNDAVIDA, seguiremos denunciándolos y luchando para impedir que se instalen estas industrias del saqueo económico y la contaminación ambiental.

 

 

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *