Home / Campañas / NATURA 1 / ABUSO 0 = EL NEGOCIO DEL ‘TERMALISMO’ EN ENTRE RÍOS

NATURA 1 / ABUSO 0 = EL NEGOCIO DEL ‘TERMALISMO’ EN ENTRE RÍOS

Hace muchos años iniciamos una campaña para proteger nuestra naturaleza de los abusos comerciales de quienes la ven como una ‘oportunidad de negocios’ y no como una bendición a resguardar.

Los complejos termales extraen centenares de millones de litros de agua diariamente del Acuífero Guaraní y luego de usarlos los vuelcan, contaminados, en los cursos de agua superficiales impactando de lleno en equilibrios naturales previos y destruyendolos

Pero la naturaleza siempre triunfa

FUENTE diariouno.com

Tras un año de inconvenientes, complejo termal de Entre Ríos debió cerrar sus puertas

Desde hace un año, el pozo termal de Basavilbaso fue perdiendo caudal por la obstrucción de un mineral y agravando los inconvenientes en la extracción del recurso para el llenado de las piletas. Se efectuaron distintas tareas hasta detectarse que la alta salinidad produjo lo que sería un taponamiento en el proceso de extracción.

Esta situación llevó a que la pileta cubierta, que habitualmente se llenaba en cuatro horas, demande casi 40 horas, con un altísimo costo operativo de energía eléctrica y gas natural, que no se correspondía con el bajo nivel de afluencia de turistas para esta fecha.

A raíz de ello, desde fines de agosto cerraron el complejo termal por falta de agua, aunque permanecen abiertos los locales de gastronomía y otros rubros. El objetivo es reabrir en verano, con agua dulce, y planificar una nueva perforación, que demanda un fuerte gasto: requiere unos 70.000 dólares.

Según reconoció el concejal Daniel Rinaldi (Cambiemos), el problema “es serio por su costo, ya que es hacer un pozo nuevo, en definitiva, por el trabajo que hay que hacer. Son 70.000 dólares y es un momento complicado”, razonó.

El edil sostuvo que la alta salinidad del agua ocasionó muchos deterioros, fundamentalmente en toda la parte del edificio donde está la pileta cubierta. “El trabajo de la sal ha sido un proceso dañino en el complejo, pero lo más grave en este caso es una especie de taponamiento”, indicó.

El alumbramiento del agua termal en Basavilbaso fue el 13 de agosto de 2005, y el complejo fue abierto al público en 2013. Fue uno de los últimos en habilitarse en la provincia, junto con Victoria del Agua.

“Veníamos con un proceso muy lento, que el agua salía muy poco y llega un momento en que prácticamente no sale. La pileta cubierta la completábamos en cuatro horas y ahora necesitamos unas 40 horas; eso implica un costo importante en cuanto a la energía y al gas natural. Entonces la ecuación no nos da, porque para llenar una pileta necesitás más de un día y la afluencia de público en esta época no es tan importante, porque nosotros no tenemos estructura como Federación o San José. Es un complejo nuevo que se va desarrollando a medida que va ingresando dinero, y con esos ingresos se van haciendo las inversiones”, planteó.

Descripción

El complejo cuenta con cuatro piletas, una de ellas cubierta. Se gestó a instancias de una idea lanzada por el entonces intendente Julio César Aldaz, que fue acompañada por la comunidad.

Desde hace un año, el pozo termal de Basavilbaso fue perdiendo caudal por la obstrucción de un mineral y agravando los inconvenientes en la extracción del recurso para el llenado de las piletas. Se efectuaron distintas tareas hasta detectarse que la alta salinidad produjo lo que sería un taponamiento en el proceso de extracción.

Esta situación llevó a que la pileta cubierta, que habitualmente se llenaba en cuatro horas, demande casi 40 horas, con un altísimo costo operativo de energía eléctrica y gas natural, que no se correspondía con el bajo nivel de afluencia de turistas para esta fecha.

A raíz de ello, desde fines de agosto cerraron el complejo termal por falta de agua, aunque permanecen abiertos los locales de gastronomía y otros rubros. El objetivo es reabrir en verano, con agua dulce, y planificar una nueva perforación, que demanda un fuerte gasto: requiere unos 70.000 dólares.

Según reconoció el concejal Daniel Rinaldi (Cambiemos), el problema “es serio por su costo, ya que es hacer un pozo nuevo, en definitiva, por el trabajo que hay que hacer. Son 70.000 dólares y es un momento complicado”, razonó.

El edil sostuvo que la alta salinidad del agua ocasionó muchos deterioros, fundamentalmente en toda la parte del edificio donde está la pileta cubierta. “El trabajo de la sal ha sido un proceso dañino en el complejo, pero lo más grave en este caso es una especie de taponamiento”, indicó.

El alumbramiento del agua termal en Basavilbaso fue el 13 de agosto de 2005, y el complejo fue abierto al público en 2013. Fue uno de los últimos en habilitarse en la provincia, junto con Victoria del Agua.

“Veníamos con un proceso muy lento, que el agua salía muy poco y llega un momento en que prácticamente no sale. La pileta cubierta la completábamos en cuatro horas y ahora necesitamos unas 40 horas; eso implica un costo importante en cuanto a la energía y al gas natural. Entonces la ecuación no nos da, porque para llenar una pileta necesitás más de un día y la afluencia de público en esta época no es tan importante, porque nosotros no tenemos estructura como Federación o San José. Es un complejo nuevo que se va desarrollando a medida que va ingresando dinero, y con esos ingresos se van haciendo las inversiones”, planteó.

Descripción

El complejo cuenta con cuatro piletas, una de ellas cubierta. Se gestó a instancias de una idea lanzada por el entonces intendente Julio César Aldaz, que fue acompañada por la comunidad.

“Nuestra meta ahora es tratar de subsistir hasta el verano; nosotros, en forma contraria a lo que ocurre en otros complejos termales, tenemos la mayor afluencia de público en el verano, y no tenemos tanta gente en el invierno. En el verano se trabaja mucho, justamente con las piletas de afuera, lógicamente por el tema de las temperaturas. Por lo cual si nosotros logramos subsistir hasta el verano, en esa época podríamos seguir funcionando, porque la presencia del público se nota en la gente de afuera, de Buenos Aires y Rosario”, acotó, y dijo la gente busca “la tranquilidad y seguridad” del pueblo. “A la gente le fascina eso de la ciudad, esa idiosincrasia”, apuntó.

El emprendimiento termal nació desde el Estado, pero se concretó a partir del apoyo del sector privado local. A través de los fondos aportados se conformó un directorio, que cuenta con la participación del intendente, por ordenanza.

En cuanto a la situación de los trabajadores –el complejo tiene seis– el concejal y también integrante del Centro Comercial de la ciudad explicó: “La gente que tiene bungalows o propiedades dentro del complejo debe pagar expensas. Con ese dinero se sostienen los distintos gastos y el pago de los sueldos de los empleados. Con ello estamos haciendo frente a nuestra prioridad, que es pagar el sueldo de los empleados”.

Perspectivas

Respecto de la situación y las perspectivas, el concejal oficialista reflexionó: “Esta es una situación que nos puso contra la pared. Pero no es decir basta, sino al contrario, es barajar y dar de nuevo. Pudimos hacer todo lo que hicimos de la nada, con un intendente que en un discurso tiró una idea que prendió en la sociedad y logramos atraer inversores, y hablo en primera persona porque soy parte del Centro Comercial”, que fue activo integrante del proyecto. Y recordó: “Salimos a buscar inversores locales que pusieron 5.000 pesos en aquel entonces y que luego se convirtieron en acciones. Es decir, pudimos de la nada concretar un sueño, que hoy es una realidad. La coyuntura nos puso en esta situación pero no perdemos las esperanzas, todo lo contrario. Estamos convencidos de que el turismo es una fuente de generación de trabajo genuino y que permite el desarrollo de las comunidades. Por ese motivo lo vamos a seguir sosteniendo de alguna forma, pasaremos esta coyuntura, pero sin dudas vamos a hacer todos los esfuerzos para tratar de salir adelante”, planteó.

Por último, señaló que cuando comenzó el proyecto termal de Basavilbaso, dentro del directorio muchos desconocían el rubro turístico: “Con esas características avanzamos a los ponchazos y llegamos a lo que hicimos. El proyecto es fabuloso para que lo que está planificado, tiene en perspectiva una cancha de golf. Queríamos darle un desarrollo importante, fundamentalmente alentando lo nuestro; no nos acompaña la geografía como otras localidades, pero sí tenemos el valor agregado de la tranquilidad y seguridad, para tener momentos de relax”.

Vale recordar que en 2017 el complejo había cerrado sus puertas durante dos o tres meses como consecuencia de los tarifazos de los servicios públicos, un impacto que tuvo su consecuencia también en el emprendimiento termal de Victoria (Ver recuadro Actividad recortada en Victoria).

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *