Home / Boom De La Soja / Monsanto y la extinción de la especie humana

Monsanto y la extinción de la especie humana

(Por Marion Saint-Ybars, /APL)

El glifosato, como el Roundup de Monsanto, es el herbicida químico más vendido en el planeta. En Europa se utiliza en agricultura, silvicultura, parques y espacios públicos, ferrocarriles así como en los jardines. El glifosato también juega un papel crucial en el producción y desarrollo de plantas modificadas genéticamente para tolerarlo (OGM agrícolas).

En los últimos años, una serie de estudios científicos han expresado temores sobre el glifosato. Sus preocupaciones se asientan sobre sus efectos en la salud, más precisamente en el sistema hormonal y sus impactos en el medio ambiente. El análisis de muestras de orina de ciudadanos de 18 países europeos revelan que los pesticidas están presente en las muestras de todos países y el 44% de las muestras tienen trazas de glifosato.

El glifosato es un herbicida sistémico de amplio espectro que bloquea una enzima que la planta necesita para producir aminoácidos y proteínas. Este producto es tóxico para cualquier planta que no haya sido modificada genéticamente para tolerarlo. Monsanto vende casi la mitad de los herbicidas con glifosato comercializados en los Estados Unidos y en el mundo. Otras firmas como Syngenta, Bayer, BASF y Dow también venden sus propios productos a base de glifosato. Gran parte del mercado de Monsanto proviene de los agricultores quienes se ven obligados a comprar su herbicida, Roundup Ready, cuando cultivan OGM.Argentina, el país de la soja transgénica.

  • Monsanto

Los resultados de experimentos con animales sugieren que del glifosato cercano, el 15 a 30% son absorbidos por el cuerpo. Así podemos encontrarlo en la sangre y en los tejidos y se ha demostrado que también puede atravesar la placenta durante el embarazo. La investigación muestra que después de una semana, el 1% del glifosato permanece en el cuerpo. Los herbicidas de glifosato tienen niveles muy diversos de toxicidad y pueden ser mortales en los humanos.

El glifosato puede alterar el sistema endocrino, lo que puede tener consecuencias irreversible en ciertas etapas de desarrollo como el embarazo. Estudios sobre ratas mostró que los niveles de testosterona de los descendientes varones eran anormales mientras que estudios de cultivos celulares mostraron que el glifosato bloquea los receptores para hormonas masculinas e inhibe la producción de estrógenos.

En las zonas de América del Sur donde se cultiva soja, el número de malformaciones tuvo un aumento congénito. Un estudio en Paraguay encontró que las mujeres que viven a menos de un kilómetro de los campos en los que se aplica glifosato, tiene más de dos veces bebés malformados. Estudios de laboratorio han mostrado la evidencia de malformaciones de embriones de ranas y pollos cuando se exponen a glifosato.

Como el glifosato está diseñado para matar plantas puede tener consecuencias adversas en la vida silvestre, reducir la biodiversidad en tierras agrícolas y destruir el alimento para pájaros e insectos. El glifosato afecta directamente a las plantas, pero también se expande desde el suelo hasta el arroyos, ríos y aguas subterráneas.

El glifosato también modifica la química del suelo. En algunos suelos se une a partículas que hace al suelo inerte. En otros tipos de suelos permanece activo y es degradado por los microbios.

EN USA

La justicia estadounidense ha reconocido una vez más la peligrosidad de Rondop. Un estudio internacional asocia el glifosato con una sobredosis.

« Acusado » tanto por la justicia como por la ciencia, la semana no fue rosa para Monsanto. El lunes, un estudio internacional identificó al glifosato, una molécula que ha hecho que la empresa de agroquímicos sea comercialmente exitosa, como uno de los pesticidas más probables para causar linfoma (cáncer) en los agricultores. En el proceso, un jurado estadounidense ha estimado que el herbicida Rondop, donde el glifosato es el ingrediente activo, ha contribuido al cáncer de Edwin Hardeman, septuagenario y usuario del producto. El jubilado explicó que lo roció durante más de veinticinco años para eliminar una hiedra venenosa de su propiedad. “Muchas veces”, el herbicida se encontró en contacto con su piel, dijo.

Los miembros del jurado encontraron que el hombre había demostrado que Rondop era “un factor importante” en su cáncer: el linfoma No Hodgkin. Sin embargo, esta es solo la primera fase del ensayo, cuya vocación fue evaluar la evidencia científica proporcionada por ambas partes. La segunda fase comenzó con el objetivo de examinar las maniobras de las que se acusa al fabricante Monsanto. Los debates se dedicarán a demostrar que “Monsanto no ha tenido un enfoque responsable y objetivo (de la peligrosidad) del Rondop”, dijeron los abogados del demandante en una declaración, quienes creen que Monsanto “prefiere manipular la opinión pública y desacreditar a cualquier persona que plantee preocupaciones legítimas sobre el tema. »

En agosto, luego de la demanda contundente del jardinero Dewayne Johnson, quien también sufría de linfoma NH, Monsanto fue sentenciado a pagar casi u$s 290 millones en daños. La suma se redujo más tarde a u$s 78.5 millones y Bayer, la compañía agroquímica alemana que se tragó Monsanto el año pasado, apeló la sentencia.

Monsanto mismo estima que hay 11.200 casos de este tipo en todo el mundo. Ya se notaron las consecuencias: ayer por la mañana, la acción del químico mostró una caída del 10,75% en el mercado bursátil.

El hecho es que la prensa apunta al glifosato y sus promotores. Ya identificado como un probable carcinógeno por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (CIR), un organismo de la OMS, la molécula ha sido analizada en un nuevo estudio publicado en la revista International Journal of Epidemiology. Estudió una cohorte de más de 300.000 agricultores que han sido seguidos durante más de diez años en Francia, Noruega y los Estados Unidos y está introduciendo nuevas pruebas. Los investigadores estudiaron los vínculos entre 47 grupos e ingredientes químicos y la aparición de linfoma NH y leucemia. Como resultado, tres pesticidas están asociados con un mayor riesgo: terbufos, deltametrina y glifosato.

EN FRANCIA

A pesar de lo que se dice en los medios de comunicación del mundo, el glifosato se usa ampliamente en Francia.

Sin embargo, la justicia francesa ha apoyado a Paul Francis contra Monsanto. Durante los últimos doce años, este productor de granos de Charante ha estado tratando de hacer que la empresa estadounidense reconozca su responsabilidad en su intoxicación por un poderoso herbicida.

El jueves, este agricultor ha ganado una victoria histórica, la tercera en su larga lucha contra Monsanto desde su intoxicación en 2004. El Tribunal de Apelación de Lyon ha reconocido a la firma estadounidense como responsable de los daños en su contra.

Este es el epílogo de “doce años de lucha donde tuve que poner entre paréntesis mi vida y la de mi familia”, dice el granjero sollozando pensando en su esposa fallecida. Estoy cansado. Todo esto fue tan violento si bien valió la pena, gané, estoy feliz, pero ¿a qué precio? Si tuviera que hacerlo de nuevo, no lo haría de nuevo “, admite, denunciando como su abogado, el « acoso » procesal de la firma de Monsanto, que aún puede apelar ante el Tribunal Supremo.

El agricultor ya había tenido éxito en primera instancia en 2012 y en apelación en 2015, pero la empresa estadounidense, desde que fue comprada por el alemán Bayer, había apelado puntos legales antes de que el caso fuera examinado nuevamente antes de Tribunal de Apelación, el pasado febrero (lea nuestra edición del 6 de febrero de 2019). Esta vez, el tribunal de apelación indicó haber establecido esta nueva sentencia sobre la base de “la responsabilidad por el hecho de los productos defectuosos”, según afirma el Tribunal de Casación. Los jueces “asumieron la responsabilidad de Monsanto, establecieron el vínculo entre los problemas de salud de mi cliente y la inhalación del Lasso”, dijo F. Lafforgue, el abogado de Paul Francois. Esta decisión será sin duda una fecha: “habrá un antes y un después”. Si esta sentencia reafirma “la independencia de la justicia en Francia”, también representa “un punto de inflexión en la lucha contra las grandes empresas”, asegura Lafforgue. Las víctimas de los pesticidas pueden ahora esperar compensación en Francia y más allá de nuestras fronteras. Al igual que en Guadalupe y Martinica, para las víctimas de la clordecona (pesticida utilizado durante mucho tiempo para el tratamiento de los plátanos). Pero Argentina también espera mucho de esta decisión …

Paul Francois no dejó de desafiar al gobierno en esta ocasión, y pidió a los políticos que “asuman sus responsabilidades” con respecto al uso de pesticidas. Y por mencionar la falta de inclusión en la ley de la prohibición del glifosato, otra sustancia producida por el sector de Bayer: “Hace un año, en el Salón de la Agricultura, el presidente Emmanuel Macron había dicho que asumiría la responsabilidad de prohibir el glifosato, pero no lo hizo ». Sin mencionar a Agnès Buzyn (mujer politica e investigadora sobre los pesticidas), quien, hace unos meses, se atrevió a decir que no había un vínculo comprobado entre los pesticidas y ciertas patologías como la enfermedad de Parkinson, pero que se reconoció en la lista de enfermedades profesionales.

¿Significa esta victoria el fin del procedimiento? No. Monsanto “se reserva el derecho de apelar en casación”, ya ha anunciado el abogado de la compañía. Claramente esta es la estrategia sistemáticamente utilizada por la multinacional desde el comienzo del caso. Además, el Tribunal no se ha pronunciado sobre ningún daño de “más de un millón de euros” reclamado por el agricultor. Paul François tiene la intención de aprovechar su “victoria más hermosa: haber cultivado (su) granja en orgánico”.

EN ARGENTINA, EL PAÍS DE LA SOJA TRANSGÉNICA.

No hablaremos mucho porque cada uno/a tendría que interesarse y buscar informarse a pesar que los medios de comunicación nada dicen.

El 60% de la tierra agrícola se dedica a la soja y se utilizan 300.000 toneladas de glifosato por año para obtener este rendimiento intensivo. Los comerciales del fabricante prometen una agricultura abundante, pero no evocan los riesgos para la salud de la propagación.

Cánceres, leucemias, malformaciones fetales, abortos espontáneos, infertilidad, problemas respiratorios, oculares y dermatológicos: la lista de enfermedades que afirman las víctimas de pueblos agrícolas es infinita. Esto mientras que los suelos pierden vida pues dejan de absorber el agua de lluvia, que termina inundando campos y pueblos y transmiten los contaminantes al agua subterránea y a los ríos.

La abuela de una niña tuvo cáncer en ambos senos y la madre cáncer al útero. La niña de 4 años, nació prematura y con una malformación cardiaca… el glifosato desde una avioneta en el campo vecino. Fabián Tomasi murió a la edad de 53 años por un trastorno del sistema nervioso. Las causas de su enfermedad no estaban en duda: el glifosato. Este trabajador agrícola argentino llevaba años manipulando productos tóxicos sin protección. No tenía más que piel en los huesos. Sus manos habían perdido su movilidad y tenía un dolor terrible. Durante años, trabajó para llenar los tanques de fumigación con herbicidas. El trabajador agrícola explicó que manejaba latas de productos tóxicos sin protección, nadie ha advertido sobre los peligros del glifosato, clasificado como “probable carcinógeno” por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pero el presidente Macri que llamó “fertilizantes” a los pesticidas, visitó Entre Ríos y aprovechó una conferencia en la Sociedad Rural de Gualeguaychú para mostrar su rechazo a la resolución judicial que frenó el decreto del gobernador Gustavo Bordet, que habilitaba la fumigación con agrotóxicos a una distancia de apenas cien metros de las escuelas.

El desierto verde de la soja no alberga una sola « maleza »… ni un insecto, ni un pájaro, ni siquiera humanos. Los agricultores y apicultores tuvieron que emigrar. Y los que habían apostado por el nuevo “modelo” de la agricultura química a menudo tuvieron que tirar la toalla estrangulados por sus deudas : un aumento constante en el precio de los insumos combinado con precios del producto más bajos en el mercado internacional.

En su documental « Viaje a los pueblos fumigados » Fernando Solanas filma el desastre sanitario, ecológico y social que ha afectado Argentina desde la adopción de un modelo agrícola basado en monocultivos de soja OGM rociados con pesticidas.

Y Alejandro Dalmasso, un productor de soja, ve a los activistas anti-glifosato como « eco-terroristas ». Así vamos Argentina…

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *