Home / Denuncias / MILITARES URUGUAYOS ASUMEN SUS CRÍMENES COMO ‘ACTOS PATRIÓTICOS’ DESAFIANDO LA DEMOCRACIA

MILITARES URUGUAYOS ASUMEN SUS CRÍMENES COMO ‘ACTOS PATRIÓTICOS’ DESAFIANDO LA DEMOCRACIA

Que en Uruguay nada es lo que parece lo hemos denunciado muchas veces, el doble standar moral de su dirigencia política que proclama vocaciones que traiciona con sus acciones, como lo han sido los presidente de la coalición Frente Amplio, que en los hechos han ejecutado políticas mas conservadores y neoliberales que las que hubiera puesto en práctica el mismísimo Partido Colorado.

Pero no solo allí se agota el desencanto, quizás lo mas humillante a la memoria de un pueblo libertario, secularmente sojuzgado por una dirigencia entreguista se resuma en una declaración pública de miliatres  autores de los feroces crímenes de la última dictadura militar en ese país, quienes a pesar de seguir como miembros de sus fuerzas armadas, en caracter de retirados, se permiten reirse de la investidura democrática ratificando su voluntad criminal y totalitaria, desafiando a un presidente pobre de espíritu que se deja pisotear por estos criminales, a la vista de todos.

No dudamos que si Artigas viviese, seguiría haciéndolo en Paraguay por el asco moral que le produciría la realidad política actual de su país.

…………………..

publicado en elobservador.com.uy

……………….

Centro Militar reconoce coordinación entre dictaduras

“No aceptaremos que se nos someta a Justicia sesgada”, expresar

  • Un niño en la Plaza Libertad el día del recuerdo a los detenidos desaparecidos durante la dictadura
 

  El editorial de la última revista El Soldado, publicada en mayo por el Centro Militar, integrado por militares retirados, reconoce que existió durante la última dictadura militar (1973-1985) “la coordinación represiva de los gobiernos”.

La afirmación llega mientras se desarrolla un juicio en Italia contra 32 militares y civiles de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay por estar involucrados en la desaparición y muerte de 33 ciudadanos italianos y 20 uruguayos en el marco del Plan Cóndor, que consistió en la coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur con el apoyo del gobierno de Estados Unidos (ver apunte). “Para no repetir situaciones debe haber verdadera conciencia de los hechos, toda la década del 70 fue de extrema gravedad.

En los años 73, 74 y 75 se verifica en Buenos Aires (Argentina), una virulenta acción de grupos extremistas de todo el continente, agrupados en la Junta Coordinadora Revolucionaria, entre ellos, de nuestro país ‘el P.V.P., un remanente del M.L.N. y otros’”, expresa el editorial. “Lógicamente y como natural y legítima defensa se fomentó así la coordinación represiva de los gobiernos; como se coordina hoy contra el narcotráfico, como se coordinó desde siempre a través de Interpol el combate a la delincuencia Internacional”, agrega. “Se debe admitir sin hesitar que pasamos por una guerra atroz, no solo por la forma en que se desarrolló, sino también por el daño infligido a la sociedad uruguaya, que 40 años después sigue intentando trabajosamente asimilar y recomponer su estructura”, continúa la editorial.

Inmediatamente, alude a los juicios que intentan juzgar los crímenes cometidos durante la dictadura por militares. “Los militares somos servidores públicos, cumplimos y cumpliremos siempre con nuestro deber; no aceptamos ni aceptaremos que se nos someta a justicia sesgada, (…) la prescripción de los delitos, la irretroactividad de la Ley Penal y el estado de inocencia, deben respetarse hasta que se demuestre lo contrario”, expresa.

El editorial, que no lleva firma y por lo tanto es atribuíble al Centro Militar, también asegura que hoy se sigue violando la Constitución, aunque no explica en qué sentido. “Triste década si la hubo (1970), en la que se comenzó a violar la Constitución y se continuó haciéndolo actualmente, aplicando la muletilla de que ‘el fin justifica los medios’. ¡Pobre nuestros jóvenes! ¡qué desconcierto brutal! Se preguntarán: ‘¿Estaremos violando la Constitución? ¿Se puede hacerlo?’

Porque en realidad las transgresiones a la Carta Magna son todas el mismo delito: violación”, es otro de los párrafos del editorial.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *