Home / Campañas / LOS TRES NIVELES DE LA ENCÍCLICA LAUDATO SI

LOS TRES NIVELES DE LA ENCÍCLICA LAUDATO SI

 

  El actual conductor de la Iglesia Católica, Jorge Bergoglio, que para su papado adoptó el nombre de Francisco, publicó tal lo anunciado su esperada Encíclica Laudato Si dedicada a los temas ambientales. 

LOS TRES NIVELES DE LA ENCÍCLICA LAUDATO SI

 El carisma del nuevo pontífice, la sensibilidad del tema y la influencia que debería tener este documento en la conciencia de cientos de millones de católicos había rodeado el lanzamiento de esta publicación con enorme expectativa y estas no fueron defraudadas.

 El espíritu renovador, estilo frontal y lenguaje sencillo del Pontífice se refleja en el documento que no elude ninguno de los temas referidos a la realidad de la naturaleza planetaria que está siendo amenazada de muerte por un modo de organización social basado en un consumismo irracional de los recursos disponibles que  anuncia un futuro apocalíptico si no se toman medidas drásticas en forma inmediata para evitarlo, aunque hay quienes incluso sostienen con fundamento que los procesos desatados son irreversibles.

 El documento tiene muchos niveles de abordaje pero a efectos de esta nota nos detendremos en tres de ellos: el diagnóstico de la situación actual, sus responsables y finalmente las víctimas.

 El primero describe con precisión el grado de deterioro producido en las condiciones necesarias para la vida en general y la humana en particular por las acciones humanas inscriptas en la era actual, iniciada con la Revolución Industrial a fines del siglo XVIII hasta la actualidad y el modo de asignación de recursos signado por un consumo irracional, una producción desbordada y una inequidad social creciente: «Nunca hemos maltratado y lastimado nuestra casa común como en los últimos dos siglos»,  Y continúa … “ la posibilidad de una « catástrofe ecológica bajo el efecto de la explosión de la civilización industrial », subrayando la « urgencia y la necesidad de un cambio radical en el comportamiento de la humanidad », porque « los progresos científicos más extraordinarios, las proezas técnicas más sorprendentes, el crecimiento económico más prodigioso, si no van acompañados por un auténtico progreso social y moral, se vuelven en definitiva contra el hombre”.

  Refiere sin eufemismos a los responsables de la situación actual, «no se pueden ignorar los enormes intereses económicos internacionales que, bajo pretexto de cuidarlos, pueden atentar contra las soberanías nacionales». «De hecho, existen propuestas de internacionalización de la Amazonia que sólo sirven a los intereses económicos de las corporaciones trasnacionales”.

  El Papa señala a las grandes empresas multinacionales y a los Gobiernos de los países del norte rico   como responsables del cambio climático, afirma que existe una deuda ecológica entre el Norte y el Sur. «la deuda externa de los países pobres se ha convertido en un instrumento de control, no ocurre lo mismo con la deuda ecológica». «La tierra de los pobres del Sur es rica y poco contaminada, pero el acceso a la propiedad de los bienes y recursos para satisfacer sus necesidades vitales les está vedado por un sistema de relaciones comerciales y de propiedad estructuralmente perverso»

  Sin embargo los imputados directamente por el documento han reaccionado con un cinismo remarcable actuando con la actitud de ‘yo no fui’ manifestando una adhesión hipócrita a los dichos de Francisco cuando en realidad ellos son los principales promotores de las realidades que el Pontífice denuncia, veamos sino:

 Barack Obama: …»Admiro profundamente la decisión del Papa de llamar a la acción sobre el cambio climático de manera clara, fuerte, y con toda la autoridad moral que su posición le confiere», lo que no deja de ser asombroso si tomamos en cuenta que EEUU con menos del 5 por ciento de la población mundial es responsable de más del 30 por ciento de los gases de efecto invernadero además de liderar y promover el consumismo más irracional que este país lidera con un porcentaje similar de absorción de la producción mundial de bienes.

 Françoise Hollande, presidente de Francia, país que alberga casi 60 usinas nucleares que producen parte significativa del desbordado e irracional consumo energético europeo afirmó que: …” espera que la voz particular del papa Francisco, que sea escuchada en todos los continentes, más allá del ámbito de los creyentes». Y abundó: “la encíclica del papa Francisco vuelve a colocar el tema ecológico en una perspectiva humanista».

  Finalmente, el documento refiere a las primeras víctimas del Cambio Climático, los pobres de todo el planeta que son sometidos a las consecuencias directas de los fenómenos denunciados ante la indiferencia de la dirigencia mundial responsable de estos procesos, aunque finalmente la humanidad entera se tendrá que hacer cargo de sus consecuencias.

 

 

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *