Home / Campañas / LOS BALNEARIOS DEL URUGUAY NO APTOS PARA BAÑOS

LOS BALNEARIOS DEL URUGUAY NO APTOS PARA BAÑOS

El futuro tan temido llegó a los balnearios de la costa del Uruguay, desde Ñandubaysal hasta Las Cañas, desde Colón hasta el Nueva Berlín,  ya no son aptos para baños recreativos, directamente son cloacas a cielo abierto

YA ES TARDE PARA LÁGRIMAS

Las redes sociales, nueva forma de comunicación entre la gente que sirve para conocer lo que demasiadas veces los medios no informan y las autoridades ocultan, estallaron esta semana con el desastre ocurrido en nuestra vecina Colón.

Fundavida en 2012 publicó una advertencia anticipatoria de lo que paso en estos días: -escribíamos entonces: Los episodios de diarreas, intoxicaciones, reacciones alérgicas y otros envenenamientos que no son registrados por manifestarse a mediano y largo plazo, son habituales a los bañistas estivales, aunque las autoridades locales y provinciales ocultan esta información como un secreto de Estado, sometiendo a graves peligros a los veraneantes. Las empresas frigoríficas radicadas allí y en la inmediata San José, actúan en un descontrol que viene de lejos, arrojando sus efluentes al río Uruguay inmediatamente antes de las playas de esta ciudad balnearia, obligando a los desprevenidos bañistas a introducirse en aguas que deberían estar clausuradas para baños recreativos por la contaminación orgánica e inorgánica que tienen y  que las hace extremadamente peligrosas para uso recreativo, especialmente para los niños.

Las firmas mas importantes que se dedican a la faena aviar y vuelcan sus efluentes en el tramo inmediato anterior a las playas de Colon son: Las Camelias SA,  INSA, que pertenece al Grupo NOELMA, radicada en la vecina San José y Bonin Hermanos S.de H., esta última, descarga sus vertidos en el Arroyo Artalaz que desagua directamente en las playas públicas colonenses habilitadas para uso recreativo. FANAQUÍMICA, que incluso se encuentra denunciada por la República Oriental  del Uruguay, en el contexto del conflicto por BOTNIA y   los vertidos sin tratar del hotel Quirinale y la propia ciudad.

Lo ocurrido esta semana fue dantesco, miles de veraneantes intoxicados, con diarrea, cefaleas, brotes alérgicos, ronchas en la piel, náuseas y vómitos deambulaban por la ciudad del Palmar sin rumbo dado que los centros de salud estaban desbordados por los afectados.

Los perjuicios para la ciudad de Colón y el resto de los balnearios radicados en las costas del Río Uruguay, incluidos Ñandubaysal y Las Cañas serán enormes, las noticias de que el otrora Río de los Pájaros es hoy una cloaca a cielo abierto ya se han difundido profusamente y están  impactando  en la afluencia de veraneantes a la microrregión.

Los monitoreos que venía haciendo la CARU y publicando en su página web lo anunciaban pero los responsables directos jamás tomaron medidas concretas para evitar el desastre.

Los sucesivos intendentes se oponían a la difusión del alerta, los operadores turísticos no informaban del riesgo a los visitantes por miedo a espantarlos, pero los grandes responsables son, en primer lugar el Secretario de Ambiente de la provincia que vive en esta localidad y por cadena de mando el Gobernador Urribarri que incluso podría ver afectadas sus ambiciones políticas si el problema crece como es de preverse e incluso llega a cobrar vidas humanas como sería de temer si no se adoptan medidas drásticas.

De Fernando Raffo, que si bien no es oriundo de la provincia pero vive en la ciudad de Colón, no se puede esperar nada porque él está al tanto desde siempre del peligro pero jamás tomó intervención en el tema.      Todos recordamos cuando Raffo frente a las muertes por fumigaciones manifestó que había que encontrar el “punto medio” entre los intereses de la agricultura química y los afectados por los agrotóxicos.

En aquel momento le preguntamos a Raffo cuantos eran los muertos que él consideraba equilibrarían la balanza entre los intereses de la soja y la sociedad, pregunta que con su indiferencia habitual jamás respondió.

Raffo en su larga gestión ha demostrado su total incapacidad para desempeñarse en el cargo y su anorexia moral frente a los seres humanos afectados por su inoperancia.

Detrás de él, en la línea de mando está el Gobernador de la provincia, mal que le pese, y lo ocurrido impactará en sus pretensiones políticas por la incapacidad de gestión en un área tan sensibles como el ambiente y la vida, lo ocurrido tendrá un elevado costo político que deberá pagar, sobre todo si  llega a costar, como sería previsible, vidas humanas.

Además del costo político ambos funcionarios deberán prepararse para las denuncias por su falta al Código Penal en lo que este se refiere a sus incumplimientos de deberes como funcionarios públicos, denuncia que muchos sectores están evaluando efectuar.

Hace años decíamos que estábamos matando la gallina de los huevos de oro del turismo regional, hoy está ocurriendo, pero los responsables de tomar las medidas siguen mirando sus intereses particulares, indiferentes a lo que está pasando, seguramente todavía falta mucho para llegar al fondo del pozo.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *