Home / General / LECCIONES DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

LECCIONES DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

La agricultura es tan antigua como la civilización humana, de hecho fue la práctica de cultivar, superadora de la de recolectar, lo que permitió la creación de agregados sociales más amplios que las tribus familiares originales.

Y desde el fondo de los tiempos, o sea desde hace decenas de miles de años, esta agricultura fue sostenible y respetuosa del ambiente, hasta que a principios del siglo XX se iniciaron las prácticas de la agricultura industrial que nos está envenenando y terminando con la fertilidad de los suelos del planeta.

A medida que crece el desencanto social acerca de las prácticas agrícolas basadas e el uso de agrotóxicos y plaguicidas vamos redescubriendo las técnicas originarias, imprescindibles para restaurar los equilibrios que vamos perdiendo aceleradamente.

Una reciente investigación muestra que, a pesar de  lo que se pensaba, los antiguos pobladores del Amazonas no usaban el fuego para desmalezar y preparar las tierras.

Los pueblos originarios, que vivían en las sabanas, cerca de la selva amazónica, cultivaban la tierra sin necesidad de rasarla con el fuego, una técnica que podría arrojar luz sobre el uso sostenible y la conservación de estos ecosistemas, de acuerdo a la investigación llevada a cabo por un equipo internacional de arqueólogos y paleoecólogos, publicada en la revista `Proceedings of the National Academy of Sciences`, según despacho de Europa Press.
Mediante el análisis de los registros de polen de plantas, el carbón vegetal, y otros restos como los fitolitos -de hace más de 2.000 años- los investigadores crearon la primera imagen detallada del uso del suelo en las sabanas amazónicas de la Guayana Francesa, ofreciendo, así, una perspectiva única de la tierra antes y después de que llegaran los primeros europeos, en 1492.
La investigación muestra que los primeros habitantes de estas sabanas amazónicas ejercieron una actividad agraria que implicaba la construcción de pequeños montículos agrícolas, con herramientas de madera. Estas canaletas proporcionan un mejor drenaje, aireación del suelo, y retención de la humedad: ideal para un entorno que pasa por tantos períodos de sequía e inundaciones. Este sistema, además, ayudó a conservar los nutrientes del suelo y la materia orgánica.
«Esta forma de agricultura puede ser una alternativa a la quema de los bosques tropicales, y tiene la capacidad de mitigar las emisiones de carbono y, al mismo tiempo, garantizar la seguridad alimentaria de las poblaciones rurales más pobres y vulnerables», afirmó José Iriarte, jefe del equipo de investigación

 

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *