Home / General / LAS NACIONES UNIDAS A FAVOR DE LA AGROECOLOGÍA

LAS NACIONES UNIDAS A FAVOR DE LA AGROECOLOGÍA

VER INFORME COMPLETO EN PDF

Un Informe del Relator Especial sobre el Derecho a la Alimentación, de la UUNN Sr. Olivier De Schutter, viene a poner un toque de sensatez al debate acerca de los modos de producción de alimentos, actualmente vigentes en el mundo.

Basándose en las publicaciones científicas especializadas De Schutter concluye que la agroecología presenta fuertes conexiones con el derecho a la alimentación y además, ha demostrado que da resultados para avanzar hacia la concreción de ese derecho humano para muchos grupos vulnerables.

La agroecología ofrece ventajas remarcables y contribuye enormemente al desarrollo económico más amplio y justo.

El informe sostiene que la propagación de estas experiencias es el principal desafío de la actualidad.

Pero que solo es posible crear un entorno propicio para esos modos de producción sostenibles mediante políticas públicas adecuadas.

Las reflexiones de Schutter continúan afirmando que el aumento de la producción de alimentos es condición necesaria pero no suficiente para satisfacer las necesidades futuras.

No se lograrán avances importantes en la lucha contra el hambre y la desnutrición si ese aumento no se combina con mayores ingresos y mejores medios de sustento para los más pobres, sobre todo para los pequeños agricultores de los países en desarrollo.

Las ganancias a corto plazo deben ser sacrificadas para no incurrir en perdidas irreparables a largo plazo, esto no solo es por los modos insustentables de la agricultura industrial, sino porque la expulsión de pequeños agricultores de las áreas agrícolas desplazados a las áreas urbanas, esta ocasionando conflictos sociales, porque estas carecen de infraestructura para recibirlos y este desplazamiento esta ocasionando anualmente que centenares de miles de hectáreas agrícolas anualmente sean tomada por las necesidades de la urbanización producto de estos desplazamientos, que solamente en China significan la pérdida de 500.000 Has. por año.

Garantizar el derecho a la alimentación implica la disponibilidad, la asequibilidad y la adecuación de los alimentos.

Por disponibilidad se entiende la existencia de suficientes alimentos en el mercado para satisfacer las necesidades.

La asequibilidad entraña la posibilidad, tanto física como económica, de alcanzar algo: la asequibilidad física significa que los alimentos deben ser asequibles a todas las personas, incluidas las físicamente vulnerables, como los niños, los ancianos o las personas con discapacidad; la asequibilidad económica implica que los alimentos puedan obtenerse sin que por ello se comprometa la satisfacción de otras necesidades básicas, como los gastos en educación, atención médica o vivienda.

Las crecientes demandas de alimentos de la humanidad no están contempladas en los modelos económicos actuales porque el 50% de los cereales que se producen van a parar a forraje de animales, que es una forma muy ineficiente de transformarlos en alimentos y en el horizonte cercano asoman  otras formas  de malversarlos como lo es la de utilizarlos para producir biodiesel.

Las cifras son abrumadoras, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) estima que, aun teniendo en cuenta el valor energético de la carne producida, la pérdida de calorías que se deriva de alimentar a los animales con cereales en lugar de utilizar los cereales directamente como alimento humano equivale a la necesidad anual de calorías de más de 3.500 millones de personas.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *