LA FERTILIDAD DEBE SER UN BIEN SOCIAL

LA FERTILIDAD DEBE SER UN BIEN SOCIAL

Estudios del INTA denuncian el vaciamiento de la fertilidad de la Pampa Húmeda.

La fertilidad de los suelos de nuestro país es la cuestión prioritaria para garantizar nuestro futuro.

La ganadería extensiva ha desaparecido de la rotación de uso, la fertilidad ha pasado a depender de manera excluyente de la aplicación de fertilizantes sintéticos o minerales, que se usan cada vez mas para compensar el saqueo de nuestros suelos.

El INTA, demuestra que se devuelve al suelo apenas el 42% del nitrógeno extraído, el 60% del fósforo y apenas el 6% del potasio, es la crónica de un desastre anunciado.

En algunos campos en que se hizo agricultura permanente durante 12 años, se verificó una pérdida de materia orgánica del 25%.

Más del 60% del nitrógeno total extraído se va en los granos de soja, a pesar de que la soja puede fijar nitrógeno del aire para atender parte de sus necesidades, pero esa capacidad cubre sólo la mitad de los requerimientos de la planta, con lo cual la otra mitad la debe proveer el suelo. Y no puede fertilizarse con nitrógeno a la soja, porque está probado que eso inhibe su capacidad de fijar el elemento desde el aire y reduce su productividad. De tal modo, el nitrógeno del suelo a utilizar debe ser el residual de lo incorporado a un cultivo anterior, sea trigo, maíz o cualquier otro similar.

Por lo tanto la rotación es imprescindible, de otro modo el monocultivo de soja, repetido a lo largo de años, daña definitivamente la fertilidad del suelo.

El INTA ha efectuado estudios cuyas conclusiones alarman, y las autoridades desconoden, en su autismo en el tema.

La rotación de cultivos es una necesidad mas que urgente, la reconocen incluso los que anuncian los efectos mágicos del paquete tecnológico y la siembra directa.

Sin embargo, la soja sigue dominando en forma aplastante los cultivos en la pampa húmeda.

Y esto ocurre porque mas del 50% de la superficie cultivada es arrendada  por grupos financieros que manejan decenas de miles de hectáreas, con contratos orientados a la máxima ganancia, donde los intereses del país brillan por su ausencia.

Es el momento de considerar que la fertilidad de los suelos es un bien público.

La propiedad de la tierra podrá ser privada pero su uso tiene que ser de interés público.

Comentá desde Facebook

un comentario

  1. GENIAL LO DE LA FERTILIDAD Y LO DEL GLIFOSATO Y DEMAS!!!!!!ES ASI!!!!!ESTOY A FAVOR DE LA VIDA Y EN CONTRA DE LOS VENENOS!!!!!!!!!!!!!!!ING AGR NADAL,LA CRUZ,CTES,RA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.