Home / General / LA FALSA ILUSIÓN DEL «AGUA POTABLE»

LA FALSA ILUSIÓN DEL «AGUA POTABLE»

FUENTE: larepublica.com

Calidad del agua puede estar en peligro

La falta de controles a la agricultura en las cercanías de las cuencas de agua plantea una seria amenaza a su potabilidad, sostuvo el catedrático de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República, Daniel Panario.

Consultado por El Espectador, Panario puntualizó que la presencia de fertilizantes en las plantaciones favorece la floración de algas de distinta toxicidad.

Indicó que el fertilizante más extendido es el fósforo y si llega al agua a través del drenaje natural, aumentan las condiciones para el aumento de las poblaciones de algas, como las que en los últimos días determinaron mal olor y mal gusto del agua.

Panario afirmó que ya no es tan seguro como antes tomar agua de la canilla y que una posibilidad para estar tranquilo es la incorporación de filtros de carbón activado a nivel doméstico.

El catedrático Panario señaló qué fue lo novedoso del fenómeno de las algas: “Lo que es nuevo es que llegue con mal olor y mal gusto a la población. Eso fue un accidente seguramente porque no hay costumbre de que aparezca en el río Santa Lucía. En general estos florecimientos ocurren fundamentalmente en embalses. Es un hecho frecuente que ocurrió siempre en el río Uruguay. Es un problema serio, fundamentalmente en este caso vinculado a la agricultura”, indicó Panario.

El gran problema es la falta de control a la agricultura. “No hay ningún control del lugar en la agricultura en la cuenca. La floración de algas es uno de los problemas. Han aparecido en dosis importantes en la toma de dosis. Si no se controla la agricultura en las cuencas de agua potable vamos a tener problemas con mucha frecuencia”, aseguró Panario.

El foco está en los fertilizantes

“Agroquímicos y fertilizantes. El problema más serio de la floración de algas son los fertilizantes, que son arrastrados a las vías de drenaje y terminan generando estos problemas. Fósforo y nitrógeno son los disparadores de estos procesos (…)”, señaló Panario.

En cuanto a si es seguro tomar agua de la canilla puntualizó: “Pienso que no es tan seguro como antes. Lo vengo diciendo hace tiempo. El señor Nopitsch cuando era director de OSE me trató de opinólogo porque yo había dicho que había ese problema. Que vaya llevando. Si soy opinólogo tenía razón de que estas cosas estaban ocurriendo y seguirán ocurriendo”.

Panario reconoció que el problema es muy complejo y se da en todo el mundo.

“Muy complejo. Está ocurriendo en alguna parte del mundo. Hay que adaptar los sistemas de tratamiento de agua para que puedan filtrar estos productos. Hervir el agua no elimina las toxinas si están presentes”, comentó Panario

Desde OSE, el presidente del organismo, Milton Machado, dijo a El Espectador que “no hay ninguna concentración nociva para la salud humana”.

Indicó que pueden quedar efectos residuales debido al almacenamiento o en los mismos tanques de edificios.

Machado dijo que hacía 25 años que no se daba una presencia de algas como estas del último episodio y que no descarta que puedan repetirse en el futuro. Expresó que este tipo de fenómenos aparece cuando hay mayor concentración de nutrientes en el agua como fósforo y nitrógeno, con más cantidad de lo común.

El presidente de OSE precisó que apenas apareció el fenómeno se comenzó a trabajar con carbón activado, que es lo que indica el protocolo.

Apta para el consumo humano

“En relación al evento que produjo olor y sabor en el agua suministrada a la región metropolitana, como consecuencia de la aparición de algas en el Río Santa Lucía, OSE informa que los resultados efectuados a las muestras de agua confirman que la calidad de la misma es apta para el consumo humano y no genera riesgo para la salud. Reiteramos que la empresa tomó las medidas correctivas correspondientes para solucionar la situación que quedará totalmente normalizada en el correr de las próximas horas”. Gerencia de Comunicación – OSE.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *