LA CALOR ENCIENDE AL POETA: indio pobre, mimbre verde, la pesca no da pa’ ropa. charqui ’e sapo no es comida y aquí se acaba la copla.

La cosa es asigún desde donde se la mira, un decir: en el centro mata EL calor, pero a medida que nos vamos alejando, el protagonismo lo tiene LA calor. Al sub-comandante Horace (vive recontralejos del centro) LA calor parece que le quema el seso, y como es enero y todo el mundo anda medio al pedo, el sigue inspirado:

SUBCOMANDANTE HORACE:

indio pobre, mimbre verde,
la pesca no da pa’ ropa.
charqui ’e sapo no es comida
y aquí se acaba la copla.


a punto de partir la carapachai en la cola frente a la plaza colón, el nono domingo abre las dos inmensas y vacías valijas marrones: «del cuero del vacío» dice el funcionario poniendo el sello y guiñando un ojo, pues todos sabían que volverían a la tardecita repletas de ropa de las grandes tiendas de fray bentos

*****
madurando pasa el río
las escamas del dorado
y el surubí vicha al bagre
con instinto de abogado.


-«que lástima, nos descubieron dijo arellano y tiró el calefator al agua» es un dicho que quedó anclado en la época que los eskabe uruguayos calefaccionaban  barato nuestros akerosenados inviernos


*****


Buen pescador es el diablo
–dicen los viejos isleños–,
usa espineles de astucia
y hermosas guaynas de anzuelo.


a más de ser, junto al duque de la estancia el potrero el introductor del ciervo axis y el jabalí en nuestro ecosistema, don teddy se metamorfoseaba de señorito inglés a paisano cliente de los organizados prostíbulos de mercedes
tras el cordero con menta y su tercer caballito blanco, mientras me mostraba su panoplia en la sala de billar de la estancia me decía que la había heredado, como todas las estancias de los descendientes de ingleses, de su abuelo y su barco que salía del puerto de río con las bodegas vacías y llegaba al tigre con línea de flotación rayando la arena


*****

Embarcación de hombre rico
tiene buche de cigüeña,
anda y viene, pasa el río,
mucho bulto, poca leña.


hombre rico que supo pasar olifantes sin que naides lo parase fue el que pasó camiones y camiones con fiat y peuyoses
pero, antes y después, con patentes o sin ellas, envueltos o sin papeles, la industria automotriz, cuanto más se la subsidia, cuanto mejor anda, más nos deja de a pié

Comentá desde Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.