Home / Campañas / La Auditoría General de la Nación ‘demuele’ la gestión de Sergio Bergman

La Auditoría General de la Nación ‘demuele’ la gestión de Sergio Bergman

El «planta» Bergman está finalizando una de las peores gestiones ambientales de la historia de nuestro país

Demoledor informe ambiental de la AGN que pone contra las cuerdas a Sergio Bergman

FUENTE: impactocastex.com.ar

La Auditoría General de la Nación (AGN) realizó un durísimo informe de gestión relacionada contra la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación que conduce el rabino Sergio Bergman.

Se trata de un estudio sobre la Estrategia Nacional de Biodiversidad (ENB) que comprende toda la gestión macrista: toma el período desde el 1 de enero de 2016 hasta el 30 de abril de 2018.

El informe destaca: «en Argentina la principal amenaza a la conservación de la biodiversidad en los ambientes terrestres es la pérdida de hábitat que se da en todas las ecorregiones del país. Los factores responsables de este fenómeno son la expansión de la frontera agropecuaria, la deforestación, las malas prácticas de manejo ganadero, la introducción de especies exóticas invasoras, el tráfico ilegal y el cambio climático».

La ENB es la principal política nacional en materia de biodiversidad y se compone de 21 metas organizadas en torno a 9 ejes estratégicos que deben ser implementados en el período 2016-2020. El resultado de estos de Mauricio Macri en el poder no fue el esperado, según la AGN.

«La Estrategia Nacional de Biodiversidad no posee la jerarquía jurídica suficiente para garantizar su implementación de manera transversal en los organismos que integran el Poder Ejecutivo Nacional, ni en las provincias y municipios vinculados con diversos aspectos de la gestión de la biodiversidad», revela la auditoría.

Además, critica duramente al ex ministro hoy secretario de medio ambiente: «La Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable no ha elaborado una planificación estratégica ni operativa para implementar la Estrategia Nacional de Biodiversidad, consecuentemente, no se ha definido los organismos actuantes, los recursos humanos y materiales requeridos, cronogramas de ejecución, ni indicadores anuales de gestión».

Relata el debilitamiento de esa área: «La coordinación interministerial es débil y se ha desarticulado el Observatorio Nacional de Biodiversidad (OBIO), lo que afecta la transparencia de la gestión, ya que representa un retroceso en cuanto a participación ciudadana y a disponibilidad pública de la información sobre biodiversidad».

Y cierra: «No se establecieron los mecanismos ni se definieron parámetros para realizar el monitoreo y evaluación de la Estrategia, lo que impide medir la eficiencia y eficacia de Argentina en cuanto a la implementación del Convenio de Diversidad Biológica y sus instrumentos derivados».

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *