Home / General / EN URUGUAY DEBATEN MEDIDAS POR LA CONTAMINACIÓN DE LOS RÍOS

EN URUGUAY DEBATEN MEDIDAS POR LA CONTAMINACIÓN DE LOS RÍOS

FUENTE: elobservador.com.uy

Zona de exclusión de cultivos en los ríos genera polémica

Se exige más estudios y rigurosidad al Ministerio de Vivienda

 

El metraje para la zona sin laboreo de tierra y uso de agroquímicos será una de las pulseadas más difíciles para la protección del río Santa Lucía, fuente de agua potable para 1,6 millones de uruguayos. Las medidas propuestas por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente ya fueron calificadas como “poco serias” por organizaciones civiles y legisladores que pretenden más severidad, al tiempo que expertos en fertilidad del suelo consideran que no se deben aplicar medidas generales sin conocimiento específico del terreno.

El Ministerio de Vivienda propuso una exclusión de 40 metros para cursos principales (Santa Lucía y San José), 20 metros para afluentes de primer orden (arroyo Canelón Grande) y 100 metros para embalses. La Intendencia de Canelones, por su parte, ya anunció que promoverá una franja de exclusión de 100 metros alrededor de la laguna del Cisne, que abastece de agua potable a gran parte de Ciudad de la Costa.

Y el diputado del Partido Nacional, Carmelo Vidalín, presentó un proyecto de ley que busca prohibir las aplicaciones aéreas de químicos a una distancia inferior a 500 metros de cursos de agua; así como también impedir las aplicaciones terrestres mecanizadas a menos de 300 metros.

La restricción vigente es de 30 metros para las fumigaciones aéreas y 10 metros para las terrestres; salvo en áreas cercanas a centros educativos y centros poblados donde se debe respetar una veda de 500 y 300 metros, respectivamente.

“No es de extrañar que existan propuestas diferentes en Uruguay cuando recién se están implementando estas medidas. Existe una gran incertidumbre al respecto”, apuntó Carlos Perdomo, profesor titular del Departamento de Suelos y Aguas de la Facultad de Agronomía.

El experto indicó a El Observador que el ancho óptimo de las franjas va a depender de las condiciones locales del suelo, como la pendiente del terreno, la porosidad de los suelos y la presencia del monte ribereño. En este sentido, 20 metros podrían ser suficientes en una zona con vegetación tupida y un suelo bastante impermeable. Pero, según explicó Omar Casanova, experto en fertilidad de suelos, 200 o 300 metros podrían ser “muy peligrosos si no hay una barrera física” entre el curso de agua y los vertidos de efluentes industriales cercanos y sobre suelos muy permeables. Perdomo, su colega, afirmó: “Para poder hacer estimaciones más precisas habría que tener datos de investigación local, que no existen o son incipientes”.

La propuesta de estos técnicos al comité de cuenca del río Santa Lucía es que no se establezcan diferentes medidas. “Eso de poner 20, 50, o 100, más bien es un problema. Lo importante es poner vegetación y que nos aseguremos que los sedimentos no lleguen a las fuentes superficiales”, dijo Casanova. Respecto a la propuesta de Vidalín, el ingeniero agrónomo agregó que hay que sopesar que demasiada rigurosidad puede redundar en desobediencia. “Las peores leyes son las que no se cumplen”, señaló. Sí compartió que se debe extremar la precaución de los embalses, puesto que allí no hay movimiento de agua y sufren procesos más rápidos de eutrofización (enriquecimiento en exceso con nutrientes). “Son los que más se perjudican con la erosión”, aseveró.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *