Home / General / EL PUEBLO SIGUE SIN SABER DE QUE SE TRATA

EL PUEBLO SIGUE SIN SABER DE QUE SE TRATA

 

Apenas doscientos años, o nada menos que dos siglos, o como Ud. quiera pensarlo.    Pero el reclamo sigue siendo el mismo. 

EL PUEBLO SIGUE SIN SABER DE QUE SE TRATA

33

En aquel entonces, dentro del edificio más referencial de la política virreinal, un grupete de ‘notables’ se había reunido para ver que hacían ahora, viendo que el desmoronado imperio español ya no podía garantizar sus privilegios comerciales, territoriales y políticos, para conservarlos en la nueva realidad que se inauguraba.

Afuera del recinto, bajo una lluvia que ponía dramatismo a la escena según cuenta el mitológico relato, se advertía un desordenado aglomeramiento de individuos en un conjunto eclético y variopinto al que por comodidad semántica unificaban en el apelativo: pueblo.      Aunque en la intimidad referían como la chusma, los comunes, los desheredados, los pobres, en fin, la negrada que generalmente perturba a la gente importante cuando esta última esta decidiendo los destinos de la Patria.   O algo más o menos así.

Y los que estaban afuera, que no podían entrar porque carecían de títulos necesarios, estaban ansiosos por saber cómo seguiría la historia.    Y entonces el relato que todos hemos consumido por generaciones refiere que alzaban la voz reclamando ¡El Pueblo quiere saber!

Lo demás es historia, y como bien dijo el filósofo innombrable, al que no se puede mencionar so pena de ser denostado como …..ista,: La historia siempre se repite, primero como tragedia y luego como comedia. Y por respeto, para no defraudarlo, aquí estamos, repitiendo la historia, porque es sabido que la información es poder y por lo tanto no hay que informar demasiado al pueblo, a los comunes, porque entonces podrán reclamar con más fundamento y por ende también cuestionar las decisiones de los administradores de la cosa pública y llegado el caso a extremos, cuestionar su poder.

Entonces el pueblo, o como Ud. prefiera llamarlo, que todo lo intuye, y que colectivamente es más sabio que el más sabio de los sabios, (aunque esto jamás lo reconocerán los que pierden las elecciones, que indignados por la ignorancia de la chusma reclaman en privado el voto calificado) conoce, sin tener toda la información lo que está pasando, pero igual reclama los datos precisos, la verdad verdadera, esa que las autoridades se empecinan en ocultar, o en todo caso refieren con eufemismos.

Entonces nos niegan la información, por ejemplo, no tenemos los informes completos de lo que pasa con UPM (BOTNIA), solo entregas parciales rigurosamente intervenidas.      Pero tampoco se hacen públicos los informes de los vertidos del Parque Industrial al río Gualeguaychú antes de la toma de agua para potabilizar, y mucho menos tenemos los informes internos que el PIG tiene  de lo que arroja cada empresa a la planta de destratamiento del parque.

Tampoco tenemos los reportes de la calidad del agua de nuestras playas y su aptitud para uso recreativo, tampoco tenemos los informes detallados de los contenidos de metales pesados, agrotóxicos y otros vestigios de substancias peligrosas que contiene el agua para beber que se distribuye por las tuberías de la ciudad.

No conocemos la calidad del aire que respiramos, ni como se devuelven al río los líquidos la planta de tratamiento de vertidos cloacales de la ciudad.

Y no alcanza con que nos digan que vayamos a verlos, que ahí están las carpetas, los queremos periódicamente publicados, con detalle, porque la información es poder y el poder lo tiene que tener el pueblo, o al menos eso hemos creído siempre.

 

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *