Home / General / EL CUENTO CHINO DE LOS CANALES CHINOS

EL CUENTO CHINO DE LOS CANALES CHINOS

La legislatura entrerriana actúa como una corporación de negocios que opera sobre el patrimonio público, ideando continuamente formas de transferir bienes públicos a manos de particulares inocultablemente próximos al poder político.

EL CUENTO CHINO DE LOS CANALES CHINOS

13

 Legisladores ungidos tales por el dedo poderoso de autoridades también ungidas a dedo por socios de la corporación, en lugar de surgir de elecciones democráticas, habla de grupos facciosos que han desvirtuado la nota esencial de la democracia.

La legislatura entrerriana actúa como una corporación de negocios que opera sobre el patrimonio público, ideando continuamente formas de transferir bienes públicos a manos de particulares inocultablemente próximos al poder político.

Como cuando otorgaron un millón y medio de hectáreas fiscales, humedales protegidos y cincuenta millones de dólares a un ‘anónimo’ grupo de amigos, en lo que hubiera sido el robo ‘legal’ más fabuloso de la historia de nuestro país. La operación fue tan grosera que la ley de Arroz del Delta Entrerriano SA tuvo la efímera vida de veinticuatro horas, luego de las cuales fue derogada.      Escándalo imaginado en la mesa chica del ex gobernador Urribarri y avalado por senadores y diputados, en una actitud que los delata.

Pero los legisladores entrerrianos, siguen pensando la cosa pública como un botín, imaginando renovadas estrategias para transferir bienes públicos a sociedades anónimas de más que sospechosos dueños.

En la sesión de esta semana que pasó, en la que se postergó el tratamiento de derogación de la Ley 9759, Ley de la Madera, avanzaron con otro proyecto de ribetes escandalosos, una canal que tendría consecuencias ambientales dramáticas, que no se han estudiado, y que también significa una transferencia directa del presupuesto público a manos de algunos particulares, como siempre de sospechosa connivencia con legisladores.    Legisladores del Frente Para la Victoria y Cambiemos dejan de lado una vez más diferencias políticas, mimetizados por la misma anemia moral.

La Legislatura de Entre Ríos aprobó endeudar la provincia en $ 5.124.000.000 –a valor dólar junio 2016- con el banco Chino ICBC, para construir un canal que el Gobernador Urribarri (casualmente hoy diputado) estimó en $ 6.020.000.000, una cifra que todos los sectores denunciaron era absurdamente superior al costo real que tendría la obra: la construcción de dos canales, denominados “La Paz-Estacas” y “Mandisoví Chico”.

El cuento chino de los canales chinos provocó un rechazo inédito de sectores, profesionales, empresarios, políticos, ambientalistas de la provincia, que lo vienen denunciando y rechazando unánimemente.

Urribarri, sin concursar precios, negoció la adjudicación directa para la construcción con la firma China State Construction Enginnering Corporation Ltd, por ese monto obsceno.

“¿Será una nueva estafa al pueblo entrerriano?” Se preguntó la Mesa de Enlace Agropecuaria de Entre Ríos, que denunció “el sospechoso y grosero abultamiento de los montos aprobados”, cuestionó la falta de estudios de impacto y otros detalles “secretos” del acuerdo.

El Colegio de Profesionales de Ingeniería puso el alerta por el significado de la obra y denunció que  la obra presupuestada por Urribarri en 6.000 millones de pesos no podría costar más de 1.300 millones, con lo cual planteaba se estaba escondiendo un escándalo de sobreprecios y corrupción sin precedentes en la provincia, incluso el Banco Mundial, estimó que a lo sumo podría costar la tercera parte del presupuesto del gobernador, quien para colmo de males acordó con el banco chino ICBC que el contrato de crédito no se regiría por la legislación Argentina sino por la Ley de Inglaterra(SIC), bochornosa renuncia soberana concedida por los mentores del proyecto.

Por el escándalo inicial la idea descansó unos meses, pero ahora el Gobernador Bordet, (postulado a dedo por Urribarri), la reflota a través del bloque de diputados del FPV que, o casualidad, integra el ahora diputado Urribarri, con la sorpresiva aceptación de los legisladores de la coalición oponente Cambiemos.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *