Home / Campañas / CUANDO LAS PALABRAS SE USAN PARA ENGAÑARNOS

CUANDO LAS PALABRAS SE USAN PARA ENGAÑARNOS

.

Las palabras son para nosotros el modo más eficaz y directo de conocer las cosas; es a través del lenguaje que intentamos conocer en profundidad el universo que nos rodea.         Para que nos sean útiles en este objetivo debemos conocer su significado, aunque éste sea prisionero de nuestra subjetividad.

CUANDO LAS PALABRAS SE USAN PARA ENGAÑARNOS

índice

Pero son los acuerdos generales y compartidos sobre su utilización los que nos permiten construir conocimiento, de tal modo que confiamos en ellas casi ciegamente para entender y transmitir lo que nos parece pertinente y útil, y también para crear lo nuevo.

Pero esta actitud de sumisión al lenguaje abre las puertas para quienes, conocedores del vínculo que tenemos con las palabras, las manipulan para engañarnos.

Veamos si no.

La naturaleza desdobla los dones con que nos deslumbra en un universo inconmensurable de especies de seres vivos singulares que son el producto de millones de años de compleja evolución e interacción, todos equivalentes en su sorprendente diversidad y en las potencialidades que tienen para el desarrollo de la vida en el planeta.

Cada ser y cada elemento interactúa con el resto en frágiles equilibrios susceptibles de ser alterados dramáticamente por la intervención del más peligroso de los animales surgidos de esta evolución: el animal humano.

 Absolutamente todos los elementos presentes hacen posible la vida. Algunos directamente, otros a través de sus intrincadas interacciones, pero ninguno es prescindible, de hecho todos son necesarios para este objetivo, aunque a veces la visualización de esta condición nos sea negada por nuestra ignorancia.

La evolución de la sociedad de consumo inauguró un período de la historia que abre en el horizonte un panorama inquietante para los humanos, porque este modo de organización social ha ido derivando en sistemas de apropiación de los bienes naturales por parte de minúsculos sectores que basan su estrategia de control de la humanidad en la destrucción de la biodiversidad, lo que significa irremediablemente el fin de la posibilidad del desarrollo de la vida en general y la humana en particular.

Y la principal herramienta que utilizan en el desarrollo de su perversa estrategia es la falsificación del lenguaje para inducirnos a que nos replanteemos inconscientemente nuestro vínculo con el universo natural.

Para estos maquiavélicos estrategas es imprescindible que abandonemos la visión de una naturaleza global y deslumbrante en su diversidad y nos embarquemos en una mirada maniquea que divide el universo natural en dos sectores antagónicos y enfrentados en una guerra terminal: por un lado el de la ”naturaleza buena” y por el otro el de la “naturaleza mala”, siendo este último el sector que debe ser destruido, y eliminado de la faz de la tierra, tarea para la que ellos se ofrecen gentilmente poniendo a nuestra disposición para este exterminio una batería de substancias químicas sintéticas aterradoras que liberan con nuestra complicidad en el planeta envenenándonos e hipotecando la posibilidad de vida en el futuro.

Por estos días se ejecutando una campaña en la que están invirtiendo cifras millonarias, a la que han bautizado como Especial Malezas.

Quienes la financian son las empresas químicas que impusieron la agricultura industria, las multinacionales Monsanto, Atanor, Dow Chemiccal, etc.

La campaña está basada en la estrategia de falsificación del lenguaje descripta, que propone dividir las plantas en dos, por un lado las que ellos han desarrollado a través de la manipulación genética y patentado para su uso económico exclusivo y por otro las que genéricamente han bautizado como: malezas, que deben ser eliminadas de la faz de la tierra a través de la acción de los venenos químicos que ellos producen y comercializan.

Por supuesto que esta estrategia solo es útil para sus objetivos económicos de apropiación de la vida natural, pero es exactamente opuesta a los intereses de los seres vivos en general y los humanos en particular que son las víctimas presentes y futuras del envenenamiento masivo producido por la liberación de estos venenos en la naturaleza.

Lamentablemente están utilizando el dinero de los contribuyentes en esta acción criminal, porque es una casa de estudios de una Universidad Nacional, la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Rosario, a través de su cátedra emblemáticamente llamada: Cátedra de Malezas, la que está ejecutando esta campaña de engaño masivo a través de la falsificación del lenguaje que aquí denunciamos que pretende imponernos que existe una naturaleza mala y otra buena.

La naturaleza es única e inabarcable por parte de nuestras visiones éticas, no es ni buena ni mala, simplemente es, y lo seguirá siendo, igual pero diferente, cuando no quede un solo hombre en la faz de la tierra, cosa que ocurrirá inexorablemente si seguimos recorriendo este absurdo camino.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *