CONCEJO DELIBERANTE DE GUALEGUAYCHÚ: UN PROYECTO DE RECHAZO A LAS GRANJAS DE CERDOS CHINAS

PROYECTO DE COMUNICACION SOBRE INSTALACION DE MEGA FABRICAS DE CERDOS EN LA REGION.


Y VISTO:
Que la posibilidad de un acuerdo entre Argentina y China para que nuestro país aumente su producción porcina ha generado una ola de críticas desde los sectores ambientales, difundida por las redes sociales.
CONSIDERANDO QUE:
Un número importante de organizaciones y actores en lucha por un ambiente sano firmaron un documento en el que expresan: “No podemos aceptar que, en nombre de la reactivación económica o en el altar de las exportaciones, la Argentina se convierta en una factoría de cerdos para China (o para quien sea). Los criaderos industriales de animales ilustran un modelo agroindustrial cruel e insustentable que no sólo genera focos de contaminación en el plano local y regional sino también se convierten en incubadoras de nuevos virus altamente contagiosos y, por ende, en fábricas de nuevas pandemias».
Según se afirma, el objetivo final sería que Argentina produzca nueve millones de toneladas de carne de cerdo para exportar al país asiático. Esto es: multiplicar por 14 la actual producción en el país.
El problema ambiental sin dudas está atado a la escala del proyecto. La producción intensiva de carne, tiene indefectiblemente altísimos riesgos de zoonosis. La pandemia actual agrega más polémica al proyecto, se sabe que el coronavirus es una zoonosis y que su origen está asociada a la manipulación de los animales.
Cualquier industria concentrada y a gran escala genera impactos por más sustentable que sean sus procesos. Ejemplos en Argentina son la megaminería y la producción de cultivos basados en el uso de agroquímicos.
Son volúmenes que cuesta dimensionar y parte de las consecuencias va a ser la consolidación del agronegocio actual y no su sustitución como nos quieren hacer creer. Todo lo cual tendrá consecuencias por décadas.
El modelo agroindustrial dominante se presenta como el único generador de divisas y garante de bienestar en un discurso publicitario jamás cumplido que viene impulsado por las grandes corporaciones y poderes globales. Lo hacen ocultando las graves consecuencias que generan y negando las alternativas que impulsan diferentes organizaciones sociales y experiencias interdisciplinarias, que alientan otro paradigma productivo, sano y agroecológico.
Que desde la gestión venimos pregonando la necesidad imperiosa de un cambio radical de MODELO PRODUCTIVO, UN CAMBIO DE PARADIGMA, y éstas “mega fábricas de animales” solo configuran la consolidación del agronegocio, ésta vez, ya no con el cultivo, sino con la cría de cerdos, hacinándolos, llenándolos de antibióticos, maltratándolos de una forma excesivamente cruel, y generando además un nivel de residuos provenientes de sus excreciones IMPOSIBLES de tratar de manera exitosa.
Un cerdo de 50 kilos genera unos siete litros diarios de orina y heces, lo que se conoce como purín. El purín contiene altas concentraciones de nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y otras sustancias que, sin un buen manejo de efluentes, se filtran a las napas y las contaminan.
El requerimiento de agua potable para la producción de cerdos en las mega-granjas es 6000 litros por kilo de carne, traduciéndose en 27 millones de litros de agua potable solo para la producción de cerdos, generando aún más escases para residencias y otras actividades económicas. A ello hay que agregarle la depreciación del precio de la tierra, la pérdida del atractivo como destino turístico y el desplazamiento forzado de personas, pérdida de biodiversidad por la expansión de monocultivos para alimentar a los animales allí encerrados, por la contaminación del aire, la tierra, el agua y sonora.
Los Riesgos sanitarios y sociales son inminentes, son tangibles, son certeros. Los han padecido en China, en Europa, en América del Norte, sin excepciones.
Dos años atrás China sufrió un fuerte brote de Gripe Porcina Africana (PPA). Este virus -G4 EA H1N1-, altamente contagioso, afecta a los cerdos alterando de muchas formas su vitalidad. Para evitar su propagación en ese país, se estima que se habrían sacrificado aproximadamente entre 180 y 250 millones de cerdos (de modos sumamente crueles como quemarlos o enterrarlos vivos), lo que disminuyó la producción entre un 20% y 50 %.
La agroindustria está tan centrada en las ganancias que hacer evolucionar un virus que podría matar a mil millones de personas se considera un riesgo que vale la pena”.
Desde la perspectiva que aportan los modelos de desarrollo sustentable se considera que la cría a campo es la tecnología adecuada para el desarrollo de minifundistas y medianas empresas, proporcionando muchas ventajas como la baja inversión en infraestructura, reducción del riesgo a través de la distribución de los ingresos a lo largo del año, generar condiciones que estimulan las capacidades humanas al aumentar la complejidad del trabajo rural, favorecer la sostenibilidad ambiental, bienestar social y un mejor reparto de las ganancias.
En algunas provincias se trabaja con esta tecnología, volcada a Emprendimientos Productivos Asociativos (EPAs) y a medianas empresas con resultados positivos, a pesar de los vaivenes económicos, sociales y políticos.
Los beneficios de estos emprendimientos son: la escala moderada y diversificación productiva, el menor costo relativo de instalaciones y equipamiento, utilización de recursos regionales, calidad del producto, la no degradación del suelo sino el aumento de su fertilidad, por la distribución homogénea del estiércol; no contamina el agua (manejo de efluentes) ni el aire por malos olores. Además, es bajo el uso de químicos (antibióticos, hormonas, promotores de crecimiento).
La Federación Nacional Campesina (FNC), la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), la Federación de Cooperativas Federadas (FECOFE) y el Movimiento Nacional de Campesinos Indígenas Sin Tierra (MNCI-ST) PROPONEN CREAR un Programa Nacional de la Producción Porcina (PNPP) “con el propósito de incrementar la producción destinada a cubrir la demanda de China”. Deberá ser coordinado por el Estado y contar con participación activa de productores, técnicos e investigadores. Otra de las propuestas es estructurar un Ente Argentino para la Comercialización de la Carne Porcina (EACCP) para “generar las condiciones logísticas, financieras y técnicas para impulsar la producción y exportación, hacer acuerdos comerciales con otros países y hacerse cargo de la comercialización exterior del producto”, todo ello en el entendimiento que la producción a pequeña y mediana escala es la única alternativa para realizar una actividad productiva sustentable y generadora de puestos de trabajo.

Los Artículos 41 de la Constitución Nacional y 83 y siguientes de la Constitución provincial, obligan al estado a fijar una política ambiental teniendo como parámetro irrenunciable a los principios de sustentabilidad, precaución, equidad intergeneracional, prevención, utilización racional, progresividad y responsabilidad. El estado no solo es garante, sino que tiene la obligación de llevar adelante políticas activas de cuidado del Ambiente.
El Artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, incorporado a través de la ley 23.313 obliga a los Estados a luchar por la salud y el ambiente.
Artículo 2 de la Ley General de Ambiente 25.675 establece cúales deben ser los objetivos de la política ambiental nacional, entre ellos la prevención de los efectos nocivos de las actividades antrópicas sobre el ambiente y la implementación de procedimientos adecuados para l prevención y recomposición de daños ambientales.
Artículo 2 de la ley 27.520 de Presupuestos Mínimos frente al Cambio Climático establece objetivos pro activos de elaboración de estrategias para la mitigación de gases de efecto invernadero. El artículo 4, enumera una serie de principios como la transversalidad en la adopción de políticas públicas que minimicen la emisión de gases, la de prioridad se sectores vulnerables.
No es momento de poner en dudas que estamos en ROJO, que cualquier decisión que tomemos hoy será determinante para el futuro de nuestra región. No podemos seguir siendo experimentos, basureros, laboratorios de países por el solo hecho de nuestro eterno sometimiento económico, que ciertos gobernantes bien se ocupan de producir y mantener.
Decidimos como sociedad de Gualeguaychú priorizar la vida, priorizar la sustentabilidad, la soberanía alimentaria, la Salud de la población, siendo uno de los pocos municipios del país en ser declarados MUNICIPIO SALUDABLE, calificación otorgada por la Organización Panamericana de la Salud, no podemos traicionarnos a nosotros mismos, a nuestra lucha de tantos años.
Las normativas locales son llevadas a cabo en el sentido descripto, la prohibición del uso de Glifosato y regulación de diferentes agrotóxicos, la adhesión a los Objetivos de Desarrollo Sostenible a los que se orientan todas las políticas públicas que se llevan adelante, la creación del Plan de Alimentación Sana Segura y Soberana (PASSS), la reciente adhesión y puesta en gestión de la ley de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar, la incorporación a la Red de Municipios contra el Cambio Climático.
Lo pertenencia a la RAMCC nos obliga a efectuar un relevamiento de los gases emitidos productores de “efecto invernadero” y elaborar un plan de acción para disminuir, revertir y eliminar los mismos hacia el año 2050. Asimismo otros municipios de la provincia han tomado el mismo compromiso y trabajan en ese mismo objetivo.
Nuestra región no admite emprendimientos de ésta naturaleza, por el contrario exige afianzarse en el camino de las economías locales, la producción familiar, el valor agregado sustentable. Las mega granjas son todo lo contrario a lo que pregonamos, a lo que imperiosamente requerimos como ciudadanos conscientes.

POR TODO LO EXPUESTO
ESTE HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE DE LA CIUDAD DE SAN JOSE DE GUALEGUAYCHÚ SANCIONA LA SIGUIENTE ORDENANZA.
1.- MANIFESTAR nuestro RECHAZO a la posibilidad de la instalación de “mega fábricas” de cerdos, en la escala que se pretende, por considerar que no respetan los principios ambientales reconocidos por la legislación nacional y provincial como el principio precautorio, de sustentabilidad, equidad intergeneracional, prevención, utilización racional, progresividad y responsabilidad, siendo por el contrario, una clara profundización del sistema extractivista que queremos erradicar, y altamente peligroso para el ambiente.
2.- REAFIRMAR la postura de éste cuerpo en representación de la sociedad de Gualeguaychú sobre la necesidad de llevar adelante planes que conlleven un cambio de PARADIGMA PRODUCTIVO priorizando el ambiente y la salud.
3.- INSTAR a las autoridades a PENSAR Y DISEÑAR POLITICAS PUBLICAS que contemplen el crecimiento de la producción de cerdos en la instalación de verdaderas “granjas” de pequeño y mediano porte, teniendo en cuenta la opinión, propuestas y participación activa de los diferentes sectores productivos de la sociedad y autonomías locales, en el marco de las leyes ambientales vigentes y propiciando la soberanía sanitaria y alimentaria.
4.- De Forma.

Comentá desde Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.