Home / General / CON LOS LACRIMALES IRRITADOS INFORMAMOS: AZUL SOLTÓ UN PAJARITO EN EL POTRERO

CON LOS LACRIMALES IRRITADOS INFORMAMOS: AZUL SOLTÓ UN PAJARITO EN EL POTRERO

NICOLÁS GARCÍA URIBURU: UN “DAÑO COLATERAL” EN EL CONFLICTO DE LAS PLANTAS DE CELULOSA

Debemos introducir el tema refrescando una crónica sobre la lucha, que llevó Gualeguaychú contra la instalación de la pastera BOTNIA (hoy UPM) en Fray Bentos, y de como un grupo de sujetos, pertenecientes al histórico sector de nuestra sociedad que siempre nos han entregado a los intereses que nos saquean, han pretendido engañarnos, ocultando una verdad, que a esta altura de las luchas que históricamente hemos venido encarando como pueblo contra quienes roban nuestros recursos y nuestro futuro, se hace mas evidente a todos, a pesar del ocultamiento, revelando la insoportable miseria moral y cinismo de los protagonistas.

EL INICIO

Uruguay concedió a Finlandia una Zona Franca en Fray bentos, territorio que a partir de ese momento paso a ser a efectos técnicos, económicos, y fiscales, territorio finlandés. Desde allí aquel país comenzó a comprar arboles de plantaciones industriales que la propia Finlandia posee en Uruguay. Con esa materia prima, y sin dejar ni un peso al Uruguay, mas allá de costos menores (ni siquiera el combustible compran localmente, dado que traen buques tanque que le compran a Petrobras) los finlandeses comenzaron a exportar pasta de celulosa elaborada en este territorio temporalmente propio, mientras dure la concesión de la zona franca, llevándose todo el dinero. Ganancias por el negocio de producir árboles en las más de un millón de hectáreas que poseen, casi el 10% del territorio soberano y por transformar esa materia prima en pasta de celulosa que exportan a diversos países, especialmente China, operaciones que no dejan la menos huella económica en el país anfitrión, porque son facturadas, cobradas y depositadas en la banca finesa.

Es tan vergonzoso el arreglo que hicieron los gobierno uruguayos, que Tabaré Vázquez, probablemente el responsable principal de la concesión de esta historia, decidió sumar al PIB uruguayo el valor de la celulosa que exporta UPM (ex BOTNIA), como si fuera propia, cuando legal, política y económicamente es de Finlandia, país que por razones obvias las suma a su propio PIB, creando un problema de doble contabilidad, que en algún futuro no muy lejano pondrá en ridículo internacional al país que supo soñar Artigas.

GUALEGUAYCHÚ LOGRÓ LA LEY DE LA MADERA

La Estancia El Potrero, localizada frente a la misma Fray Bentos, del lado argentino es la mayor porción unitaria disponible de la Franja Arenosa del Río Uruguay, unas 30.000 hectáreas, lugar del planeta donde las coníferas implantadas crecen con mayor velocidad y por esta razón, y al estar enfrente, donde Finlandia podría extraer la materia prima más barata para su planta productora de celulosa.  Pero por las luchas de los entrerrianos se logró la sanción en Entre Ríos de una ley que prohibía la exportación de rollizos sin industrializar, bloqueando ese espacio de saqueo neocolonial a los intereses financieros internacionales que manejan este negocio.

Pero repentinamente El Potrero se vendió y pasó a manos de un holding de empresas que son administradas por un grupo económico, el Grupo Bermejo, cuyo mascarón de proa es Marcos Pereda y su mediática mujer, Azul García Uriburu, hija del artista plástico Nicolás García Uriburu e Isabel Álvarez de Toledo, que luego, en su matrimonio con Bartolomé Mitre (n), tuvo a su media hermana, Esmeralda Mitre, compartiendo ambas el afecto por la exposición mediática en las revistas del corazón.

Nicolás García Uriburu fue un artista extraordinario, un vanguardista que se anticipó en décadas al interés general por la naturaleza y deslumbró al mundo del arte internacional con sus magníficas obras e intervenciones que le valieron reconocimiento internacional y fama mundial.

Su hija no heredó ninguno de los atributos del padre, pero si es poseedora de una ambición enfermiza que la llevó a tratar de hacer declarar ‘insano’ a García Uriburu para arrebatarle el control y la propiedad de su legado artístico. Circunstancia que lo llevó, según muchos de quienes lo conocieron a una pena que finalmente terminó con su vida en un camastro del Hospital Rivadavia en la capital federal.

Antes de morir, agobiado por la intención de su hija que finalmente le arrebató el control de su obra, para impedir el deseo del artista de legarla a un museo para que hiciera con ella una exposición permanente, escribió lo que probablemente sea una de las cartas mas duras, de un padre a su única hija, que registre nuestra historia que publicó en forma de solicitada en los medios nacionales que a continuación recordamos:

«Me veo hoy en la triste situación de tener la salida del país restringida por una causa iniciada por mis hermanas a instancia de mi única hija para determinar mi capacidad», señaló García Uriburu en una solicitada publicada en el diario Clarín, con su firma y su documento nacional de identidad.

«Llegar a esta edad teniendo que demostrar a través de análisis médicos que soy capaz, como lo vengo haciendo en este último mes, no ha sido suficiente y sigo esperando», declaró García Uriburu (78 años) en el artículo, en el que acusó a su hija de desconocer el «sentimiento cristiano» que contempla «respetar y querer a tus mayores».

«No basta con sentar a un cura los domingos en su mesa para ser buena cristiana», criticó.

Asimismo, le dedicó unas duras palabras al afirmar que pensaba que después de cumplir «el precepto materno de casarse con un hombre rico», Azul «vería saciado su afán de riquezas materiales» pero, según dijo, se equivocó porque «no solo va por más, sino que no duda en avasallar los derechos de todos», en referencia a que la causa salpica también a otras personas del entorno del artista.

García Uriburu, que preside la Fundación que lleva su nombre, aseguró que debido a este conflicto, tuvo que dejar de lado «compromisos de trabajo en el exterior», como reuniones con funcionarios del Gobierno uruguayo, para resolver temas del museo que fundó en la ciudad de Maldonado del vecino país, y reveló que recibió llamadas de apoyo de directores de museos y políticos.

Pero «de nada me sirven» si «en mi país soy tratado de esta manera», agregó el artista.

Por otro lado, apuntó que nunca pensó que ocurriría algo así porque, a su juicio, siempre fue «un padre presente» y hasta estuvo en casa de ella hace unos meses «sin pensar» que esa visita iba a ser «utilizada» en su «contra».

«Cuando la veo hoy en el juzgado reclamando cifras y cuadros, me viene a la mente una frase que la describe: ‘era tan pobre, pero tan pobre, que lo único que tenía era dinero'», sentenció.

BORDET HABILITÓ EL SAQUEO BINACIONAL DE FINLANDIA

La descripción que el propio padre hace de su hija nos exime de comentarios adicionales, pero la noticia que podemos dar: El Potrero está exportando,  a un ritmo creciente, rollizos sin industrializar a la pastera de Fray Bentos, unas 350 TM diarias que son transportadas a través del río Uruguay en camiones de patente uruguaya, revive nuestra indignación por la traición del gobernador de Entre Ríos a las luchas de su pueblo y el patrimonio natural de la provincia cuya administración le confió el pueblo entrerriano.

AZUL SOLTÓ UN PAJARITO EN EL POTRERO ¿SOBREVIVIRÁ ENTRE LOS EUCALIPTOS?

El cinismo de estos personajes no tiene límites, pero nosotros estamos atentos a sus deleznables acciones y los seguiremos denunciando siempre.

Resulta que días pasados la prensa desprevenida informó emocionada que en El Potrero habían soltado un pequeño halconcito[i] colorado para fortalecer la presencia de la especie, en el pequeño espacio (apenas unas hectáreas) que destinan a la pomposamente autodenominada ‘Reserva El potrero’ (SIC), rodeado por un enorme desierto verde de plantaciones industriales de eucalipto que vienen aumentando a ritmo acelerado para proveer a UPM (ex BOTNIA).

Buscando información complementaria nos introdujimos en la página web de la “reserva” [ii] y nuevamente nos sorprendimos por el cinismo de estos personajes.  En dicha página web han tomado la figura de Nicolás García Uriburu, y lo están utilizando póstumamente, como si el artista hubiese avalado este saqueo a la naturaleza que están realizando. Un manoseo innecesario a la memoria del artista a quien agraviaron hasta la muerte y ahora renuevan póstumamente con un desenfado que la pinta mejor que mil libros de Dostoyevski.

Vean lo que dicen en dicho sitio web:

Nicolás y su Vínculo con El Potrero[iii] (https://www.reservaelpotrero.com.ar/ngu.html)

El Potrero no se entiende sin la herencia que Nicolás García Uriburu le dejó a su hija Azul en su vínculo con la naturaleza: respetarla, cuidarla. En definitiva, amarla.

Los artistas tienen una gran ventaja sobre los demás mortales, hablan sin palabras, hablan a través de su arte, y hablar a través del arte es hablar con el corazón. Para conocerlo nos vamos a valer de sus cuadros, obras, colecciones, y de las anécdotas de sus seres más queridos todas alineadas a sus esfuerzos por mantener el medio ambiente. Protegía los árboles, los animales.

Descubrir a Nicolás es encontrarle un sentido más profundo al nacimiento del Potrero. En su obra dejó de manifiesto el contrapunto entre la naturaleza y la civilización, realizó una serie de pinturas en las que representó especies en vías de extinción, paisajes y animales sudamericanos

¿SERÁ POSIBLE TANTA CRUELDAD?

Usar la figura de un artista que consagró su obra a la exaltación de la naturaleza, la denuncia de la contaminación y el avance de los insasiables intereses económicos, para “blanquear” un proyecto de saqueo y contaminación a escala descomunal como el que están efectuando las pasteras en nuestra región es algo más que perverso y describe completamente a estos personajes.


[i] https://www.diarioelargentino.com.ar/noticias/216712/otra-oportunidad-en-la-naturaleza

[ii] https://www.reservaelpotrero.com.ar/

[iii] https://www.reservaelpotrero.com.ar/ngu.html

Comentá desde Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *