Home / Campañas / CHINA A LA VANGUARDIA DE LA LOCURA AMBIENTAL

CHINA A LA VANGUARDIA DE LA LOCURA AMBIENTAL

China: 700 montañas están siendo aplanadas para construir ciudades

La creación de terreno plano ya ha generado contaminación del aire y del agua, erosión del suelo y problemas geológicos, tales como hundimientos, en varias localidades del país.

FUENTE: www.nature.com

 

 

Alrededor de una quinta parte de la población de China vive en zonas montañosas. Allí, los picos protegen los parajes de ser engullidos por el crecimiento urbano. O protegían. Actualmente en Lanzhou, en el centro del país, 700 montañas están siendo aplanadas para crear más de 250 kilómetros cuadrados de terreno plano. Los científicos temen las consecuencias medioambientales.

 

La remoción de cimas de montañas tiene antecedentes en la minería a cielo abierto (en la foto, en Estados Unidos). Pero nunca se ha llevado a cabo a la escala en la que se está haciendo en China y la tierra removida nunca ha sido utilizada para la construcción urbana. En un artículo publicado en la revista Nature, académicos de la Universidad de Chang’an advierten que no existen pautas para la creación segura de terreno en condiciones geológicas e hidrogeológicas tan complejas como las de las zonas montañosas.

 

No es por falta de evidencias sobre sus efectos medioambientales que las autoridades chinas han seguido adelante con esta intervención orográfica.

 

Pero los gobiernos locales tienden a dar prioridad a la generación de dinero en detrimento de la protección de la naturaleza, dicen los investigadores.

 

Los autores concluyen que son necesarios informes completos sobre el impacto ambiental de la remoción de cimas de montañas para rellenar valles sobre los que construir nuevas ciudades. Y en estos informes, sugieren, deberían participar incluso universidades de Estados Unidos, Canadá y Europa.

 

Por ahora, parece que el gobierno de China está dispuesto a añadir un problema más a la ya larga y peligrosa lista de problemas medioambientales que sufre el país. El ansia de crecimiento económico está alcanzando proporciones casi bíblicas: allanando montañas.

 

 

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *