Home / Campañas / CARTA AL INTENDENTE RIGANTI (Dios los cria y ellos se juntan) se la enviamos en 2008

CARTA AL INTENDENTE RIGANTI (Dios los cria y ellos se juntan) se la enviamos en 2008

Estimado Sr. Riganti, el otro día en una radio de nuestra ciudad usted hizo declaraciones más que desafortunadas. Asumió, sin ningún fundamento científico la defensa de un producto químico, me refiero al Glifosato de Monsanto que está envenenando nuestros suelos, nuestros alimentos y nuestra gente. Incluido a usted y a sus hijos, lo hizo inspirado exclusivamente en el móvil de ganancia económica rápida y a cualquier costo ambiental.

Lo invito cordialmente a que se informe por el bien de todos, sobre todo porque es posible que en un corto plazo asuma la representación legislativa para la que se ha postulado y en ese caso su ignorancia ya no será un problema personal, sino un problema de todos nosotros. El glifosato es un veneno peligroso al igual que el endosulfán y otros productos que se usan habitualmente en agricultura que nos están intoxicando a todos, y fundamentalmente la naturaleza.

Lamentablemente ha sido una práctica habitual de las compañías químicas engañar a los consumidores. Nos presentan productos como inocuos, los usamos indiscriminadamente y después, cuando el daño esta hecho, nos enteramos que son peligrosísimos y son prohibidos y retirados del mercado. La lista es interminable: el DDT, el malathión, el parathión, el hexaclorociclohexano etc., etc. A todos los pudimos ver en las estanterías de las empresas agroquímicas.

De todos se dijo que no afectaban a los seres humanos y después de hacer desastres todos fueron prohibidos. Cuando apareció el glifosato, Monsanto, la compañía que lo desarrolló, dijo que “era inocuo” que “se eliminaba inmediatamente con la humedad”, que “no quedaba en el campo ni en las semillas una vez que cumplía su cometido”. Y se demostró que mentía.

Si Usted lo desea, venga a Gualeguaychú y vaya a la Facultad de Bromatología donde investigadores nuestros demostraron tempranamente que el glifosato queda en las semillas, que no desaparece. O si Usted quiere actuar responsablemente como productor y como legislador, lea las investigaciones del Dr. Andrés E. Carrasco del Laboratorio Embriología Molecular de la Universidad de Buenos Aires.

Este investigador demostró que el glifosato en las personas ocasiona «trastornos intestinales y cardíacos, malformaciones y alteraciones neuronales» y que concentraciones ínfimas de glifosato respecto de las usadas en agricultura, son capaces de producir efectos negativos en la morfología del embrión e impulsan malformaciones celulares”.

En la cámara de Diputados de la Nación hay un Proyecto de Ley Nº 037 del 28/04/2009 pidiendo la “suspensión del uso del glifosato” con abundante rigor científico en sus considerandos. La justicia de Córdoba Prohibió “fumigar” con glifosato cerca del Barrio Ituzaingó donde médicos han certificado 300 casos de cáncer en el barrio asociados a fumigaciones con plaguicidas.

En la suprema Corte de Justicia se ha presentado un “recurso de amparo” para que se suspenda la venta y aplicación del Glifosato y Endosulfan. Un estudio de campo científico realizado entre el año 2004 y 2007 por un equipo de científicos coordinados por el Hospital Italiano de Rosario concluyeron diciendo “los hallazgos fueron contundentes en cuanto a los efectos de pesticidas y solventes en casos de cáncer y malformaciones infantiles en habitantes expuestos a contaminación por agroquímicos”.

El centro de divulgación científico de la facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA dijo luego de un estudio del Glifosato sobre ambientes acuáticos “lo cierto es que el Glifosato está lejos de ser inocuo y hay alteraciones en el fitoplanetón, biodiversidad y ecosistemas”.

La República de Ecuador inicio este año un juicio internacional en el Tribunal de La Haya contra Colombia por las fumigaciones con “Glifosato” en la frontera de su país. 50 vacunos murieron en Gichon (ROU) cuando un avión fumigador perdió la carga de “Glifosato” que llevaba en un campo ganadero (15/04/2009), El Telégrafo de Paysandú.

Usted acérquese a nuestra Fundación, Fundavida y le proveeremos de una lista mayor de evidencias científicas que ratifican lo aquí afirmado.

No dudamos que el glifosato en un plazo mediato será prohibido, pero mientras esto no ocurra seguirá haciendo su acción devastadora sobre la tierra, flora y fauna, los ríos y la salud de la población.

Por último, le recuerdo que Monsanto no ha refutado ninguno de los estudios que demuestran que el glifosato es veneno… porque no puede. Simplemente utiliza la calumnia y el descrédito contra los valientes científicos que nos advierten del peligro.

Para finalizar, le solicito humildemente que revea su actitud, se informe y no actúe mas como transmisor de mentiras que matan.

Cordialmente

Edgardo Moreyra –Presidente- Ituzaingó 661 – fundavida@fundavida.org.ar Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *