Home / Boom De La Soja / CARTA ABIERTA A WALTER FELDKAMP

CARTA ABIERTA A WALTER FELDKAMP

 

Feldkamp, no queremos dejarnos llevar por el estupor que nos provocan sus declaraciones pero le confesamos que nos horroriza pensar que el futuro de la humanidad pueda estar en manos de personas que piensan como usted.

 

CARTA ABIERTA A WALTER FELDKAMP

1 walter felkam FOTO 960

 

Hemos analizado sus expresiones para concluir que están basadas en falsedades.  Los datos en los que apoya su argumentación a favor del glifosato no son correctos, e incluso incurre en tantas y tan graves faltas a la verdad, que debemos pensar que están inspiradas en una malicia intencionada o en su defecto en una flagrante ignorancia.

Usted afirma;… (SIC) “en ningún país del mundo está prohibido su uso”, refiriéndose al glifosato; debemos recordarle, que el mayor productor y exportador de trigo de la actualidad, Rusia, no emplea el glifosato en sus cultivos y que en ese país está totalmente prohibida su aplicación.     Y estamos hablando del país que entre julio de 2016 y junio de 2017, exportó 27.8 millones de toneladas de trigo.

Nada más lejos de nuestra intención que incurrir en una apología ideológica o política, pero los hechos son los hechos y precisamente EE.UU, país de bandera de Monsanto, la empresa que introdujo el glifosato a nivel global, fue el principal exportador de trigo del mundo durante décadas pero en la campaña 2015/2016 fue desplazado de ese sitial por Rusia que ha pasado ahora a ser el mayor exportador; le recordamos: sin usar glifosato.

Incluso más, sin usar glifosato la producción de trigo de Rusia crece año tras año, proyectándose para la presente campaña una cosecha record de 83 millones de toneladas y una exportación también record de 32,5 millones de toneladas

Usted afirma:… “Hay una referencia en la que posiblemente sea cancerígeno”, y debemos informarle que lo que existen no son ‘referencias,’ como Ud. las llama, sino estudios científicos. La lista de los organismos internacionales que acreditan en la actualidad esa condición es vasta, solo señalaremos uno, el IARC – International Agency For Research on Cáncer – de la OMS –Organización Mundial de la salud- que ha concluido que:…”Hay pruebas convincentes de que el glifosato puede causar cáncer en animales de laboratorio y hay pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos (linfoma no Hodgkin)”.

Aunque no solo Cáncer provoca esa droga siniestra, también, entre otras consecuencias, actúa como disruptor endócrino en mamíferos (le recordamos que los humanos lo somos) dando lugar a la aparición de seres quiméricos con deformaciones monstruosas, tal lo demostró el Dr. Andrés Carrasco –entre otros títulos fue presidente del CONICET- cuando realizó investigaciones como Director del Laboratorio de Biología Molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

Otra afirmación suya que falta a la verdad:… (SIC) “si se volcaran a la producción orgánica tendrían la mitad del rendimiento productivo actual”.  Su afirmación carece de todo sustento, es solo un slogan publicitario de las empresas que venden estos venenos.    Estudios realizados por el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (UNEP) y la Conferencia de Comercio y Desarrollo (UNCTAD) muestran que en 114 proyectos de 24 países de África, que incluyen cerca de dos millones de agricultores, duplicaron su producción al utilizar prácticas orgánicas.

Por otro lado, la Universidad de Essex supervisó proyectos en 57 países agrícolas, subdesarrollados, y descubrió un aumento promedio en la producción del 79%, también utilizando técnicas orgánicas.     Y de este lado del Atlántico, la Universidad de Michigan –EEUU- realizó investigaciones, y declaró que la agricultura orgánica puede triplicar los rindes en países subdesarrollados.  Pero si Ud. desea conocer antecedentes más cercanos le sugerimos consulte las investigaciones, trabajos de campo y estudios del Ing. Agr. Eduardo Cerda que promueve y asesora exitosos proyectos de agricultura orgánica, incluso en nuestro departamento.

Otra de las falsedades que Ud. da como verdades es cuando afirma :…(SIC) “La siembra directa es un modelo conservacionista, porque conserva los suelos” Es de una mendacidad malintencionada, porque lo que habilita el modelo de siembra directa con el uso de agrotóxicos es la posibilidad de sembrar a repetición, año tras año, hasta agotar la fertilidad, el cultivo que dé más renta económica, pero el costo de esta práctica sobre la fertilidad de los suelos es devastador, porque el cultivo a repetición sin barbechos ni períodos de descanso de la tierra, extrae nutrientes que no se regeneran al cortarse los ciclos de descanso y barbechos y alternancia de cultivos para el recupero de la fertilidad.

Y no lo decimos nosotros, lo dice INTA –Instituto Nacional de Tecnología Agrícola-.           Un estudio del INTA Casilda –Santa Fe– determinó que por cada carguero que lleva soja al exterior, se pierden miles de toneladas de nutrientes de los suelos argentinos; esos nutrientes, además, no son repuestos.                Para Fernando Martínez, jefe de esa unidad del INTA, “cada 40 mil toneladas de grano de soja se exportan hasta 8.700 de fertilizantes, de las que sólo se reponen el 37 por ciento”.                  La especialista Graciela Cordone, también del INTA Casilda, detalló que en un barco cargado con 40.000 toneladas de soja se exportan 3.576 toneladas de nutrientes. Si la carga es de trigo, los nutrientes se cuentan por 1.176 toneladas y, en el caso del maíz, 966.

Y este saqueo es la consecuencia de la agricultura industrial, que fomenta el monocultivo a repetición, con el consiguiente vaciamiento de fertilidad de nuestras tierras agrícolas. Modelo productivo que Ud. defiende solo por pensar en el dinero que se ganará en el corto plazo, sin considerar la responsabilidad que tenemos para quienes nos sucedan, de preservar los recursos necesarios para la vida.

Podríamos seguir analizando sus afirmaciones pero queremos detenernos en la bravata con que Ud. amenaza al final:…(SIC)”Si nos sacan el glifosato tendremos que ir a productos peores”

Usted habla de diálogo, pero es una figura retórica porque ya tiene tomada la decisión de usar productos peores, como los llama, cuando afirma que si se prohíbe el glifosato usará químicos más letales.

Usted nos imputa ignorancia, nosotros estamos dispuestos a aprender, pero por favor provéanos fuentes de información confiables que no respondan a los intereses creados que manipulan la opinión pública para envenenarnos.

Nos acusan de fundamentalistas ecológicos a quienes nos resistimos a ser envenenadas por estas prácticas agrícolas.     Pero en realidad los fundamentalistas son quienes practican la agricultura industrial: son Fundamentalistas del Dinero.                Los que están llevando a la humanidad al agotamiento de los recursos, la destrucción de los suelos y la contaminación de los acuíferos.

 

Consejo Directivo y socios de FUNDAVIDA

 

Consejo Directivo y socios de FUNDAVIDA

 

 

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *