Home / Denuncias / BUSCANDO EL PUNTO MEDIO DE JORGE CAPITANICH

BUSCANDO EL PUNTO MEDIO DE JORGE CAPITANICH

BUSCANDO EL PUNTO MEDIO DE JORGE CAPITANICH

Una de nuestras nota mas sentidas fue cuando cuestionábamos al Secretario de Medio Ambiente de Entre Ríos por haber afirmado que había que:…”buscar el punto medio entre los que afirman que los químicos usados en la agricultura son veneno y los que dicen que son inocuos”

En aquel momento acordamos que la expresión de Raffo era por lo menos muy infeliz, entre otras razones porque los venenos, son o no son veneno, no existe la categoría “medio veneno” ó “casi veneno”…… Y otra serie de consideraciones que el que lo desee pude leer nuevamente.

Esta vez es el gobernador del Chaco el que anda buscando el punto medio,  cuando afirmó frente a la agresión a Carrasco:.. “hay que buscar  el  equilibrio entre la salud y el trabajo”.

Pero ahora es mucho mas grave, porque en su provincia se ha demostrado que por la acción de las fumigaciones agrícolas, en la década pasada, hay 140 niños MÁS, con cáncer. (ver síntesis de la investigación)

Ciento cuarenta niños MÁS con cáncer.

¿Alguien puede imaginar algo más cruel, que un inocente enfermo de cáncer, por el ansia de ganancias a cualquier costo, de un vecino que lo fumiga con agrotóxicos?

Evidentemente el Gobernador del Chaco sí, porque  esta buscando el punto medio, entre niños con cáncer y puestos de trabajo.

¿Cuál será la relación?

¿Cuantos puestos de trabajo serán necesarios para convencer a ciento cuarenta niños, sus papás y hermanos que acepten el cáncer ellos y otros tengan puestos de trabajo? (otros o sus mismos papas, siguiendo la perversa lógica de capitanich)

140 niños con cáncer   =……X…. puestos de trabajo

(Capitanich esta tratando de ponerle valor a X)

Es de una crueldad extrema expresarlo así, pero no existe otra forma.

Sobre todo porque finalmente tampoco es verdad que se generen puestos de trabajo de esta forma, si alguien  se tomase la atribución.

Porque la forma de producción agrícola que se pretende defender, además de envenenar, expulsa la gente de sus lugares de vida, concentra la riqueza aumentando la miseria y condenando a las generaciones futuras a quedarse sin salud, alimentos ni agua.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *