A JAPÓN SE LE CAYÓ LA CARETA: MUY CIVILIZADOS PERO APRUEBAN ARROJAR AGUA RADIOACTIVA AL MAR

La Comisión Regulatoria para la Energía Atómica de Japón dio luz verde al plan de verter las aguas contaminadas de la central nuclear de Fukushima en el océano Pacífico.

Las más de un millón de toneladas de agua, se utilizaron para enfriar los reactores nucleares posterior al desastre provocado por el terremoto del 2011 que azotó a Japón.

Actualmente se encuentra almacenada en grandes tanques de la planta, listos para ser depositados en el Pácifio luego de la aprobación de la Comisión. Las autoridades japonesas consideran segura la liberación de las aguas residuales, a pesar de que seguirá conteniendo pequeños restos de tritio -isótopos radiactivos-.

Sin embargo, la Compañía Eléctrica Tokyo Power será sometida a inspecciones adicionales para fiscalizar el proceso. La empresa comentó que el plan consiste en filtrar el agua contaminada hasta eliminar los isótopos peligrosos, para luego diluirla en agua salada y ser liberada.

Pero para la opinión pública nada es seguro, y la medida se ha encontrado con las fuertes críticas por parte de los sindicatos de pescadores de la región, quienes apuntan a un impacto sin precedente sobre su estilos de vida; sumándose también a la preocupación países vecinos como China, Corea del Sur y Taiwán.

Comentá desde Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.