A DESALAMBRAR, A DESALAMBRAR: FRANCIA DESARMA UNA PRESA HIDROELÉCTRICA PARA RESTITUIR LA BIODIVERSIDAD

Francia desmantela una hidroeléctrica para restablecer la biodiversidad

En un contexto de amenaza generalizada contra 1 millón de especies silvestres, los científicos urgen a los gobiernos a preservar la biodiversidad. En Normandía, se decidió tumbar dos represas para hacer posible el retorno de los peces migratorios como salmones, truchas y lampreas.

FUENTE: enviada por el subcomandante flaco del ejercito alpargatista de liberación almada.

En medio de las colinas verdes de Normandía en el oeste de Francia se puede observar una inédita obra desmantelamiento. Una grúa demoledora devora poco a poco una pared de concreto de 16 metros de altura y 120 metros de largo de una hidroeléctrica. Propiedad del Estado francés, la presa de La Roche Qui Boit en el río Sélune que desemboca en la bahía del Mont Saint Michel está siendo destruida.

“Fue el resultado de una decisión para restablecer la naturaleza en el conjunto del río Sélune”, dice a RFI Stéphane Choley, el ingeniero coordinador de la empresa Electricité de France EDF en la región.

Sobre los motivos que llevaron a destruir esta planta hidroeléctrica de 3 gigavatios, que equivalen al consumo de 1250 personas, Choley detalla que “aquí era imposible conciliar la presencia de una hidroeléctrica con el respeto de las especies de peces migratorios. Entonces se decidió retirar las dos presas hidroeléctricas de Vezin y de La Roche Qui Boit”.

Las autoridades francesas consideraron que su producción era marginal comparada con el daño ecológico que ocasiona en la cuenca hídrica de la región.

“Se realizó el vaciado y ahora estamos en la fase de deconstrucción de la estructura durante 10 meses. El costo global es de 15 millones de euros. Es algo inédito en Francia y en Europa. En este río tenía dos presas. La primera fue retirada en 2019-2020 y la segunda operación es retirar la represa que tenemos aquí”, recuerda el ingeniero.

Hace 3 años se llevó a cabo un desmantelamiento similar 8 km río arriba donde se derribó la represa de Vezin para restablecer el curso natural del río Sélune y con ello restaurar el ecosistema natural que reaparece poco a poco. Una iniciativa que la bióloga Laura Soissons, coordinadora del proyecto de observación del ecosistema en la región califica de “muy positivo en un contexto de pérdida de biodiversidad. Con este tipo de acciones podemos reconstituir la biodiversidad y un nuevo equilibrio”.

Con su equipo de científicos del Instituto de investigación agrónoma y medioambiental (INRAE), Soissons observa cómo la fauna y la flora se recuperan en un territorio que antes estaba inundado por los embalses de las plantas hidroeléctricas. Dentro de algunos meses, los peces migratorios ya tendrán vía libre para remontar el río.

“Desde el vaciado del lago artificial, el nivel del agua ha bajado, el caudal retomó su antigua forma y ha vuelto la vegetación en la zona que estaba inundada. A nivel de las especies, han vuelto muchas especies de invertebrados, moluscos, insectos terrestres y acuáticos que están regresando a las riberas y en el agua. La naturaleza recupera su territorio. ¡Es positivo!”

A largo plazo, se espera el regreso de las especies de peces migratorios que van a poder remontar el curso del agua. “Tenemos por ejemplo el salmón atlántico, que nace en los ríos, baja hacia el mar para vivir y vuelve a los ríos para reproducirse”, explica Soissons.

Y cita también “la anguila europea, una especie protegida, lampreas de mar y de ríos y truchas de mar. Estas especies estaban bloqueadas por las represas. Y sabemos que antes, remontaban hasta donde estamos aquí ahora, entonces esperamos que puedan poblar de nuevo el río Sélune”, detalla la bióloga.

El retorno de las especies acuáticas es una buena noticia en un contexto global de amenaza para la biodiversidad. Los científicos estiman que cerca de 1 millón de especies animales están en vía de extinción (de los 8 millones que conocemos en nuestro planeta). Y en 2020, el programa científico europeo de gestión sustentable de las aguas estimó que las represas en Europa perturban cerca del 20% de la superficie acuática.

Científicos y defensores de la naturaleza piden entonces que se repliquen proyectos de restauración del medioambiente como el que se desarrolla aquí en el río Sélune. Se evalúa que existen 100.000 barreras obsoletas que obstruyen los ríos europeos.

La restauración de los ecosistemas en los ríos europeos es un fenómeno que concierne a varios países europeos. España, que cuenta con numerosas presas para la irrigación, derribó por ejemplo 108 barreras en sus ríos en 2021. Y a finales de junio, la Comisión europea propuso una ley de recuperación de la naturaleza que pide a los Estados miembros restablecer 25.000 kilómetros de caudal libre en los ríos del continente.

Entrevistas:

Comentá desde Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.