Home / Destacados / UN CANDIDATO A PRESIDENTE FALTA A LA VERDAD

UN CANDIDATO A PRESIDENTE FALTA A LA VERDAD

.

imagesUN CANDIDATO A PRESIDENTE FALTA A LA VERDAD

 

En cada elección en nuestro país quienes estamos enfocados en lo ambiental miramos con lupa las ideas que manifiestan los postulantes a ocupar puestos ejecutivos porque de ellas depende el futuro inmediato de las cuestiones referidas a la vida y la naturaleza.

Internamente debatimos sobre si es oportuno dar a conocer nuestras opiniones sobre las posturas de los diferentes candidatos antes del voto, teniendo en cuenta que dentro de Fundavida convivimos personas de distintas orientaciones políticas e ideologías.

Habitualmente, como en este caso, se impone la necesidad de señalar las observaciones que surgen del análisis de los discursos de campaña de las distintas divisas políticas porque consideramos que es primordial para la ciudadanía conocer lo que piensan porque ambientalmente en política siempre hay pensamientos más depredadores que otros.

En este carácter no podemos dejar pasar por alto las opiniones vertidas por uno de los presidenciables, Mauricio Macri, publicadas en portal EL DIA online el 13/10/2015, en las que efectúa una serie de afirmaciones que son falsas y que podrían conducir a desinformar a los electores.

Afirmó Macri:

1-“Uruguay ya es formador de precios a nivel mundial de pasta celulósica”
2 -“eso ha generado miles de puestos de trabajo”.
3-Finalizando que “la industria celulósica solucionaría el problema de esa zona pobre del país, creando cientos de miles de puestos para correntinos, entrerrianos, chaqueños, misionero. Solo exportando rollos de madera, exportaríamos mas que el trigo y el maíz juntos”

Las afirmaciones del candidato son falsas, por esa razón nos permitimos numerarlas para comentarlas en detalle:

1- Es falso que Uruguay forme el precio de la Celulosa a nivel internacional por la simple razón que Uruguay no produce ni vende celulosa, quienes lo hacen son las empresas UPM(BOTNIA) y STORA-ENSO, radicadas en Zonas Francas fuera de la jurisdicción política y económica de nuestros vecinos que facturan y cobran la producción de sus enclaves extraterritoriales en Finlandia y Suecia respectivamente sin dejar un centavo de la venta del producto ni tampoco impuestos en el país anfitrión.

2- Las empresas celulósicas han hecho desaparecer, solamente en Paysandú (Ver página Web de Fundavida) más de 4.000 puestos de trabajo.
Los “empleos indirectos” no pertenecen a las celulósicas sino a las plantaciones, porque cualquiera fuese el destino de la oferta de rollizos habría que cortarlos, cargarlos y trasladarlos, independientemente existan las celulósicas o no.

3- Si se instalase un planta de celulosa en Entre Ríos en las mismas condiciones que las Uruguayas de Fray Bentos y Conchillas inmediatamente se perderían unos 6.000 puestos de trabajo directo, como ocurrió en Paysandú, y no menos de 300 Pymes cerrarían y dejarían de aportar tributos genuinos y actividad económica regional.

Así que, por el contrario de lo que afirma Macri no se crearían “cientos de miles de puestos de trabajo” sino que se perderían varios miles.

Hace unos meses la Fundación APFyC -Aglomerado Productivo Forestal Misiones y Corrientes- que se encarga de mejorar la competitividad de las empresas pymes informó que en Corrientes, Misiones y Entre Ríos se encuentra el 90 % de la producción de madera de plantación forestal del país.

El sector en Argentina está consolidado y presenta como característica distintiva la participación de “muchísimas empresas pymes” –unas mil-, aparte de las empresas celulósicas o de tableros.

De este modo cada 800 hectáreas plantadas en Argentina se genera una Pyme a diferencia de lo que ocurre en Uruguay donde la instalación de las plantas celulósicas nórdicas hizo desaparecer, solo en el clúster de aserraderos de Paysandú 200 de los 300 aserraderos que allí existían.

La generación de puestos de trabajo en el modelo foresto industrial propuesto por Argentina es de más de treinta mil empleos directos, mientras que en el adoptado por Uruguay, que tiene un volumen bastante similar de plantaciones, las Pymes que operan en el sector son menos de doscientas, con unos tres mil puestos de trabajo directos, habiéndose cerrado en los últimos tiempos una cantidad equivalente por el monopolio que ejercen los capitales celulósicos foráneos sobre la materia prima.

La ecuación Argentina es 800/Has. Una Pyme, mientras que en Uruguay para generar una Pyme se necesitan 8.000/Has., o sea que las pasteras expulsan trabajo, no lo crean.

Desconocemos si las desinformaciones que ofrece el postulante a la presidencia son producto de su ignorancia o de intereses creados que lo movilizan, lo que sí sabemos es que son peligrosamente falsas y que de no ser respondidas podrían crear situaciones que perjudicarían severamente a nuestra región y a nuestro país.

En Gualeguaychú recordamos que allá por el 2005 Macri ya afirmaba “Es una pérdida de progreso muy grande que esas pasteras que se están instalando en la R.O.U. no lo hagan en este lado, en Argentina”. Los hechos, antes y ahora confirman que persiste en falsear peligrosamente la verdad.

 

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *