Home / General / UNA GRAVE EPIDEMIA DE AMNESIA SELECTIVA

UNA GRAVE EPIDEMIA DE AMNESIA SELECTIVA

UNA GRAVE EPIDEMIA DE AMNESIA SELECTIVA

 Periódicamente, las coyunturas electorales nos ponen en la encrucijada de elegir entre la  copiosa oferta de candidatos políticos.

El ejercicio de optar por alguno se inicia con el análisis de los discursos que estos realizan antes del acto eleccionario en distintos medios de prensa y reuniones partidarias donde exponen su ideario, para que sea considerado por la sociedad.

Este primer gesto de seducción al electorado habitualmente nos confronta con edulcorados autoelogios plagados de referencias a la propia honestidad, sensatez y capacidad, que son acompañados de equivalentes diatribas, denuncias y condenas a los circunstanciales opositores, que momentáneamente se convierten en especie de monstruosos personeros de todo lo condenable, aunque inmediatamente antes ó después de la circunstancia electoral hayan sido/sean aliados y compañeros de ruta de los expositores.

Inventarios completos de promesas que nunca cumplirán, que solo son armas para conquistar los ansiados votos y que inmediatamente de logrados se abandonan y traicionan, justificada esta acción por las inefables palabras de un condenado por la justicia, expresidente de nuestro país, que en referencia a esta capacidad de prometer mentiras sin sonrojarse oportunamente aclaró:..”Si les hubiera dicho lo que iba a hacer no me hubieran votado”.

Desde nuestra perspectiva como Fundación Ambientalista ponemos atención a las promesas de campaña en los temas de nuestras preocupaciones, para tratar de anticiparnos a lo que vendrá y lo que vemos hoy es más que decepcionante.

Los dos temas que se priorizan en la agenda ambiental son, en primer lugar el envenenamiento masivo con agrotóxicos, que se está efectuando con el explícito consentimiento de las autoridades, en los campos, acuíferos y la vida en general en todo el territorio provincial.

En segundo lugar y no menos preocupante la amenaza de la utilización en la provincia del método de Fractura Hidráulica (fracking) para la obtención de hidrocarburos.

También hay otros como el avance de proyectos turísticos particulares sobre áreas protegidas y recursos naturales, que se montan sobre ellos aun a costa de su destrucción, afectando irreversiblemente el patrimonio público aunque existan normas que los custodian específicamente, dando sospechable cartablanca a iniciativas privadas que solo benefician a algunas personas en detrimento del patrimonio común, como es el caso de un barrio privado y una guardería de lanchas ilegal que se están construyendo en el corazón de la zona pública recreativa de nuestra ciudad; ó la autorización “por error” que el inefable Secretario de Destrucción Ambiental de Entre Ríos, Fernando Raffo, otorgó para la perforación termal en una reserva natural de Paraná.

Hace ya varios años, al inicio de la actual gestión gubernamental, cuando las luchas ambientales habían puesto a Gualeguaychú y a Entre Ríos en la consideración nacional, el actual gobernador se entusiasmaba prometiendo una gestión respetuosa con el ambiente y la naturaleza.

Incluso, ante los primeros acuerdos firmados con YPF en ese entonces se comprometió personalmente con FUNDAVIDA a no dar pasos en ese cometido sin antes efectuar una compulsa ciudadana a través de un plebiscito.

Pero nada de eso cumplió, en la actual gestión se ha consolidado el modelo de agricultura industrial basado en la utilización de agrotóxicos y transgénicos, se han continuado la destrucción masiva del monte nativo y ahora nos amenaza con la temible posibilidad de traer el fracking al territorio.

La oposición no le va en zaga.

La problemática ambiental permite percibir con mas claridad que en otros períodos de la historia que la dirigencia va un paso detrás en vez de uno delante de las preocupaciones e intereses ciudadanos, circunstancia que mas tarde ó mas temprano se vera reflejada en los resultados electorales.

Por ahora conspicuos dirigentes opositores se inflaman de indignación cuando se trata de horrorizarse por la amenaza del desembarco de CHEVRON-YPF en la provincia de todos los verdes, sin embargo nada dicen de la contaminación agrícola, en un oportuno ataque de “amnesia selectiva” que los hace preocuparse solamente de las amenazas ambientales que no los involucran en sus propios intereses, criticando y denunciando los problemas que no los afectan económicamente pero cuidándose de no mencionar aquellas amenazas que les significan ganancias pecuniarias personales ó sectoriales.

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *