Home / General / ¡ SE ENOJÓ EL CONEJO!

¡ SE ENOJÓ EL CONEJO!

Conejo Almeida es un miembro de FUNDAVIDA, que recorre permanentemente nuestros ríos, especialmente el Uruguay, continuando la tradición de su padre, don Manuel, que desde pequeño les enseñó a sus hijos a amar sin condiciones nuestra región y su naturaleza agreste e  investigar los vestigios que quedan de las culturas que originariamente la poblaban.

Tranquilo, callado, pacífico, seguramente porque su espíritu ha sido marcado por la serenidad de los paisajes que recorre cotidianamente, Conejo habla poco, pero ultimamente nos viene alertando mas que preocupado por las alteraciones que esta viendo en el río Uruguay por la resencia de BOTNIA-UPM y en los campos linderos a las costas por las practicas de la agricultura industrial que los estan envenenando.

A raiz de ls solicitada que publicaron la Federación Agraria Argentina -filial Gualeguaychú-, la Sociedad Rural Gualeguaychú y la Sociedad Rural Argentina defendiendo los agrotóxicos,  Conejo se enojó y saliendo de su mutismo habitual publicó una carta en los diarios de Gualeguaychú que queremos compartir con ustedes, aqui va:

GLIFOSATO ¿partícipe necesario?

He seguido y sigo atentamente la discución que se viene dando sobre el uso de los agroquímicos, en este caso puntual del GLIFOSATO. En realidad soy un ciudadano común, que no tengo conocimiento específico de estos productos, pero lo que si tengo es una radiografía bastante clara y completa de lo que ha pasado en nuestros campos con respecto a la flora y fauna. Desde que empezó esta revolución agro-tecnológica, agro-industrial, la era de los agro-negocios, etc. etc.; he visto como han ido desapareciendo de nuestros campos la lechuza, la liebre, la perdiz, el chimango, etc., etc… ¿no serán estos «indicadores biológicos» como llaman los científicos? ¿nosotros estaremos al final de la lista?; y esto fué no hace mucho, justamente cuando se empezó a usar como primera parte de este «PAQUETE TECNOLOGICO» al GLIFOSATO EN GRAN ESCALA. Por eso creo que si no es culpable, por lo menos es «partícipe necesario». También ha salido a la luz, a través de los medios, matanzas de aves, como sucedió en el Dpto. Gualeguaychú, por uso de cebos tóxicos en forma totalmente irresponsable -justamente los responsables de este episodio son unos de los defensores de este modelo-. He visto en los arroyos, semilleros de los rios, la desaparición de la mayoría de las especies y gran mortandad de peces por el paso de los aviones fumigadores, que sin ningún tapujo fumigan todo lo que tienen adelante sin importarles un bledo los daños que causan; he visto el mismo resultado por el lavado de los «mosquitos» en los cursos de esos arroyos. He escuchado testimonios de personas que han padecido y que padecen estas prácticas de agricultura, en donde lo único que importa es la RENTABILIDAD, sin importarles para nada que esta sea SUSTENTABLE. También he visto y he denunciado (sin que pasara nada), el desmonte indiscriminado de nuestra flora nativa, sobre todo sobre los cursos de agua, lo que está totalmente prohibido; pero también lo hacen sin importarles nada. Invito a los que tengan lancha, recorrer el arroyo Venerato o el río Gualeguaychú, en la zona «La vuelta del Sur» y podrán ver con sus propios ojos lo que aquí describo; podrán ver la destrucción de nuestros humedales protejidos por ley y patrimonio de todos. (por ahí las autoridades encargadas de custodiar estos recursos, se interesan un poco con este dato y hacen algo) . He escuchado al tan criticado «Dr. Carrasco» hablar sobre su investigación sobre el glifosato y me pareció bastante coherente. No he escuchado a otro investigador diciendo lo contrario, solamente he escuchado algunos «perritos cusqueros» que hablan en nombre de ellos; sería bueno que traigan a alguno para poder hacer preguntas, como se las hicimos a Carrasco y sacar diferencias; pero lo que si tengo claro es que el Dr. Carrasco no defiende ninguna Multinacional ni está del lado del dinero ni del poder. En Gualeguaychú sabemos bien lo que son los informes «maravillosos» que practican los «cientificos» que ponderan a todo lo que da «rentabilidad», no nos olvidemos de los informes de las consultoras del Banco Mundial y de todos los «científicos» que hicieron informes maravillosos sobre Botnia-UPM, defendiéndola diciendo que es una hermosura, que no causa ningún daño. Por favor no seamos giles o mal intensionados. Yo le pregunto a la F.F.A.A. -Filian Gchu- y a la Sociedad Rural ¿Uds. se han preocupado para que su gente sea responsable en el uso de éstos productos? por lo visto no, o por lo menos lo hicieron mal, porque los resultados están a la vista. Tampoco se han leido SOLICITADAS pidiendo que lo sean, como la que sacaron para defender el uso del Glifosato. También quiero decirles que no insulten nuestra inteligencia al comparar las fumigaciones con el uso doméstico de productos contra diversas cosas (piojos, cucarachas, etc. etc.) primero porque todos esos productos tienen una advertencia que son nocivos para la salud y de última si lo compro, lo uso en MI casa y YO soy el que me hago mal. El uso de los agroquímicos QUE SON TOXICOS, lo usan algunos en forma indiscriminada y lo PADECEMOS TODOS. Por último quiero decir que existe un nuestra Constitución, lo que se llama DERECHO PRECAUTORIO, que no soy yo el que tiene que demostrar que un producto es malo para la salúd, son los que los propician los que tienen que demostrar primero QUE SON BUENOS Y NO HACEN NADA; pero la triste realidad es que vivimos en el MUNDO DEL REVES.- Ojalá que estas discuciones se den en un marco serio y objetivo; con la finalidad de tener una agricultura responsable y sustentable, primando sobre todo el bien común, sobre el beneficio personal. Estamos en un mundo individualista, que lo único que le interesa es el ahora, hacer «plata» a toda costa y mientras se pueda, consumiéndolo todo sin importar que se deja para la generaciones futuras, total, cuando les toque a «ellos», que se las arreglen.-

Raúl Almeida

DNI 14.215.313

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *